Leyenda de navidad

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Leyenda de navidad

Mensaje  Mariluz el Vie 9 Dic - 13:00


Se conoció una vez una joven cuyas mejillas trasmitían las púrpuras de la virgen Inmaculada. Todas las tardes Marcia mientras recogía flores silvestres para la reina a quien servía de doncella, atrevidamente se robaba unos minutos y se sentaba a la orilla de un lago a tocar su arpa de mimbre. Lo cual completaba el cuadro sublime de los cisnes que allí habitaban, y entre ellos uno de mayor tamaño se le acercaba con frecuencia estirando su ebúrneo pico para acariciarla de la cabeza a los pies. Luego dejaba caer un lirio en el lago, y otro más…y otro más. Algo quería indicar.
Marcia pudo entender que el objeto del misterio estaba en el fondo del lago, y más aun por las burbujas que salían a flote. Un remolino convulsionaba su mente ansiosa de saber lo que había en el fondo del lago. Decía cantando:
_Entre tantos cisnes bellos el mesías va volver
y en sus aguas cristalinas hallo amor y dulce miel.
Fueron muchas las interrogantes que pasaron por la mente de Marcia para llegar a saber la verdad. Y una tarde de abril recién llegada la primavera mientras su cabeza daba vueltas a la orilla del lago, fue sorprendida por los guardias del palacio, quienes la arrestaron y la presentaron ante la reina .
Marcia fue castigada a trabajar de sol a sol en el desmonte de los alrededores del palacio. Y una mañana de esos soles que quieren agrietar la tierra , mientras hacía su labor, vio que se acercaban los cisne muy alborotados, y pudo el mayor de todos agarrar a la joven por el vestido y conducirla hasta el lago. Una vez más se sintió Marcia conmovida al escuchar el arrullo de aquellas aguas que tantas veces habían acompañado su arpa de mimbre, y más aun al ver que alguien se estaba ahogando. Rápidamente con ayuda de una rama lo ayudó a salir del agua, y pudo percatarse de que se trataba de un joven semisalvaje quien exclamó:
_¡Soy el príncipe encantado! ¡Hace 15 años que estoy muerto en este monte!
__¡Jesús de las buenas nuevas! _respondió Marcia _¡Si yo te veo vivito y coleando!
__Necesito que me ayudes a vomitar el hechizo, __continuó el joven __Porque cada vez que veo gente siento en mi interior una voz que me dice: ¡tírate al agua! Sólo tu arpa lírica dejó en mí la tentación de volver a la vida, ¡ay! desde que no te veo creo que muero.
__¿En qué te puedo ayudar? _preguntó Marcia.
__ Pégame varias palmadas en mi espalda así podré echar fuera la maldita bola que tengo en la panza. _Indicó el joven y al ver que Marcía no se decidía insistió _¡Vamos, palmea mi espalda!
Marcia procedió a cumplir la orden. Y aunque lo intentó varias veces no resultó eficaz la operación , por lo que acometió la acción con el puño cerrado probando en el mentón diciendo estas palabras: ¡En el nombre de Jesús!
y sólo un golpe contundente bastó para que echara fuera la bola, que al caer sonó ¡Pof!, y regaba partículas fosforescentes.
Más luego de ser liberado de los malos espíritus el joven casi desmayado exclamó:
__¡Marcia, eres un encanto, gracias!
Poco a poco el joven semisalvaje fue recobrando su estado normal y culto, habló por la boca, por los ojos, por las manos, por los pelos, por dondequiera. Era el hijo legítimo del rey su heredero principal, que a causa de una pócima que le diera a beber su madrastra quedó hechizado, por eso fue su empeño de vivir sumergido debajo del agua.
A partir de entonces las miradas de ambos jóvenes se cruzaban con algo de complicidad.
De los cisnes se supo que eran nada más y nada menos que los esclavos que habían muerto a consecuencia de los malos tratos. Una vez roto el hechizo también volvieron a reencarnar sus cuerpos como antes eran y lanzaban gritos de victoria.
Y aunque la reina mandó su ejército muy bien armado a arrestar a Marcia esta vez condenada a la pena de muerte se encontró con un bastión invencible.
El joven príncipe a la cabeza y Marcia de asesora dirigieron su tropa y pudieron evadir la persecución del reino. ¡Muy valiosa fue la curiosidad de Marcia con las plumas de los cisnes! Considerable colecta había guardado con sumo cuidado debajo de las piedras, dentro del follaje de los árboles, etc. Y cual si fuera una araña comenzó a extraer largos filamentos de hilos sedosos de estas plumas, con los cuales tejió muchos pañales. Cada vez que terminaba uno decía:
__Con los pañales del niño Jesús ¡Venceremos!
Y así fue amigos míos. El mismo día 25 de diciembre el ejército del joven príncipe resucitado atacó el palacio con su única armadura: los pañales del niño Jesús. Cada uno llevaba en sí uno de los pañales del telar de Marcia…¡y la onda de David!
La reina al verse sitiada, prefirió huir antes de entregarse a la justicia, y se precipitó al lago, lo que ocasionó que se secaran aquellas aguas encantadoras.
Marcia y el príncipe se casaron y fueron muy felices.






Mariluz Reyes


avatar
Mariluz
Diamante
Diamante

Distinciones : Poesía es el arte de decir las cosas de la forma más bella, hasta los hechos más desgarradores hallan su frescura y elegancia, por eso no tiene tabú...todo sale a la luz...

Mensajes : 3120

Estatus
-: Autor Autor

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.