Mis décimas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mis décimas

Mensaje  Ramón García González el Vie 21 Dic 2012 - 4:22

POETA

Siempre habrá un hombre sediento
a la orilla de una fuente
y un río de agua corriente
naciendo de un pensamiento.
Y habrá una brisa y un viento
que haga girar la veleta
y un soñador de alma inquieta
y un alma que está dormida
Que es como pasa la vida,
que es lo que canta el poeta.


MUJER

Decir, Mujer, es decir:
Manantial de la Belleza.
Natural Naturaleza
que nunca puede morir.
Decir, Mujer, es abrir
el labio al amor primero
y sentirse prisionero
en un verbo de pasión,
donde aprende el corazón
por primera vez: ¡Te quiero!.


MEDITERRANIA

Si alguna vez no sintiera
frente a mis ojos el mar.
Si no pudiera soñar
despierto por su ribera.
Si mi tumba no tuviera
tierra de su litoral...
dejaría el manantial
de mis ojos, siempre abierto,
para ser, después de muerto,
cenizas, pero de sal.


¿QUIÉN PUEDE SABER DEL VIENTO…?

¿Quién puede saber del viento
lo qué la veleta sabe,
ni quién poner como el ave
la gracia en un movimiento?
¿Quién pone más sentimiento
cantando qué un ruiseñor,
ni quién como un soñador
más verdad en sus quimeras?.
Todo y más, si tu quisieras,
decirme una vez: ¡Amor!.


INTERIOR

Para mí, la Poesía,
es un jardín inventado
donde sembrar lo soñado
es el pan de cada día.
Pequeña filosofía
de mi manera de ser.
Pues más vale embellecer
lo que nunca se ha tenido,
que dejar en el olvido
el último amanecer.


SOÑADOR

Soñaba que compartía
contigo un sueño de amor
y que te llamaba flor
el arcángel de María.
Soñaba, ¿qué soñaría?,
entre cantos gregorianos
y estos sueños artesanos
de alcanzar lirios ajenos,
que al despertarme tus senos
aun perfumaban mis manos.


A JOSE MARIA PEMAN

Estaba José María,
el de “El Divino Impaciente”
con los ojos como ausente
frente al mar de su bahía.
En qué verso pensaría
y en qué nombre de mujer,
que rodaron sin querer
dos perlas por sus mejillas,
tristes como las semillas
del sol al atardecer.


SONATA A RUBEN DARIO

No existe un sueño de amor
sin un nombre de mujer,
ni existe un amanecer
que no despierte una flor.
Todo es posible, Señor,
para el que piensa y medita
que el poeta necesita
del amor para vivir,
como, Rubén, el decir:
Margarita...Margarita...


GENERACIONAL

No te dejaran vivir
como quieres, ni soñando.
Vivirás amortajando
tu verdadero sentir.
Y un día habrá de venir
en que al mirarte al espejo,
no encontrarás ni un reflejo
de tu primer ideal:
Perla sobre el lagrimal
de tu corazón ya viejo.


OCULTA VERDAD

Hay una oculta verdad
en un ser recién nacido
y en ese débil latido
de un corazón sin edad.
Es cuando en la oscuridad
transforma su cuerpo en nido
y en el se queda dormido,
esperando ese momento,
en que le sale al encuentro
por primera vez Cupido.


ENCUENTRO CON LA MAR

No me asombré al ver tu verde,
ni tu azul, ni tu esmeralda,
ni la espuma de tu espalda
que enamorada se pierde.
No sentí, que yo recuerde,
tus atardeceres rojos,
ni recogí los despojos
de alguna desilusión.
Sólo dije: "Soy Ramón"
y te subiste a mis ojos.


FARO DE CULLERA

A Joaquín Rodrigo,
dueño de esa luz.

No sé si este Sol nacido
entre naranjas y mar,
llegará en su caminar
a ver nada parecido.
Ni si al ponerse ha perdido
la gracia y se desespera.
Sólo sé, que cuando muera,
si es que el Sol puede morir,
volverá para latir
sobre el Faro de Cullera.


A ROMA

Llegar a Roma es abrir
la puerta de nuestra casa,
porque lo que dentro pasa
es tu forma de vivir.
Llegar a Roma es sentir
la raíz de nuestro idioma
en esa blanca paloma
que cruza el aire romano.
Llegar a Roma es hermano
saber que vienes de Roma.


PEREZA POETICA

Yo sé que en esta pereza
de escribir se va mi vida
y que la Musa dormida
despierta con más belleza.
Así, es la naturaleza,
del poeta soñador.
Escribir sólo de amor,
porque de amor se alimenta,
su corazón cuando inventa
una mujer o una flor.


EVOCACIÓN

Recuerdo que era la mar
mi juguete preferido
y marinero el vestido
de las fiestas de guardar.
Recuerdo que en el hablar
mi padre me parecía,
el de más sabiduría
entre todos mis mayores.
Cuando era aprendiz de amores
que aún conservo todavía.


¡TE QUIERO!

Nunca sé cuando respiro
si volveré a respirar,
ni si volveré a mirar
tu cara cuando te miro.
Ni si el mundo donde giro
como un viento marinero,
es azul, como el velero,
del último soñador.
Sólo sé que no hay amor
si no me dices ¡te quiero!.


PENSAMIENTO

Pienso que si he merecido
la suerte que Dios me ha dado,
será por haber amado
lo que Dios más ha querido.
Ese Dios siempre vestido
con cien nombres de mujer,
que vive en mí, sin querer,
por que un día fui semilla
de la forma más sencilla
de Dios dispuesto a nacer.


CONDECORACIÓN

Siete veces le sacaron
del fondo de aquella mina,
siete más de la cantina
y siete le amortajaron.
Y cuando al final dejaron
excedente su contrato,
firmó con un garabato
que entregaba su linterna,
y se marchó a la taberna
donde le apodan "el Gato".


PEQUEÑO AMOR

Nadie sabe que te quiero.
Nadie. Pero yo lo sé.
No me preguntes ¿por qué?
que por saberlo me muero.
que si mi sueño primero
fue tu gracia de mujer,
el último fue poner
tu nombre al amor que sueño.
Y aún me parece pequeño
mi amor para florecer.


VILLANCICO

Por los campos de Belén
iban recogiendo flores
las manos de los pastores
que eran cincuenta y no cien.
Y los lirios del Edén
que eran cien y no cincuenta,
por que saliera la cuenta
dieron a la bella aurora,
el nombre de la Pastora
que en el portal se aposenta.


CENIZAS Y PAN

Sé que puedo ser ceniza
de una tierra que me ignora
y que el silencio devora
bajo la piedra caliza.
Pero también cicatriza
la muerte en lo corporal
y un corazón de cristal
puede un día ser la fuente,
que con su seno alimente
las semillas de un trigal.



ANDURIÑA

¡Cuántas veces he soñado
frente al mar de Rosalía,
que mi corazón tenía
otro mar ya destinado!
Y cuántas habré llorado
sobre aquel agua marina,
lo que nadie se imagina
llora un pobre soñador,
sin fortuna, sin amor,
sin cielo y sin golondrina.



PELUSA

¡Cómo canta tu alegría
por el cauce de mis venas,
cuando sin querer me llenas
el alma de fantasía!
Y cuantas veces al día
se te olvida que te quiero,
por culpa de ese lucero
que florece en tu cintura,
como la rosa más pura
del jardín que yo más quiero.


DISTANCIAS

Una vez dijo un poeta
que el que acierta con un verso,
dispone en el Universo
la condición de un planeta.
Esa es la razón secreta
de toda la Poesía.
La que la belleza guía
por caminos de pasión,
dando labio al corazón
y espacio a la luz del día.


LABRADORES

Una gota del sudor
del labrador temporal,
convierte al trigo en rosal
y al rosal en pan de flor.
Pequeño mar de dolor,
salinera proletaria
que evaporada en la savia
del surco donde fallece,
en otra frente florece
¡aún más revolucionaria!


SOROLLA BLANCO Y VELERO

En ese blanco y velero
que pone cada mañana,
salinera mi ventana
de perfume marinero.
Quiero poner un letrero
con tu nombre de mujer.
Que al mar le gusta saber
todo el amor que perfuma
y a mí que cante la espuma
tu gracia al amanecer.




avatar
Ramón García González

Mensajes : 2

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.