CADENA DE POEMAS DE SEMANA SANTA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

CADENA DE POEMAS DE SEMANA SANTA

Mensaje  Martha Velásquez V. el Jue 8 Mayo - 5:02

Actividades poéticas con motivo de la Semana Santa.
Estas fiestas tienen un indudable fondo religioso, pero transcienden a este origen y se han convertido en un derroche de luz , color y belleza para los sentidos.
Son para algunos días de devoción, para otros, días de vacaciones y fiestas populares, sea como sea, sus ritos evocan símbolos ancestrales y es el momento del año en el que se reflexiona sobre la naturaleza de las cosas, la muerte, el sacrificio y la renovación de la resurrección a la vida.
Por todo ello os invitamos, como se hace en todas las celebraciones, a poner en el muro del grupo vuestros poemas referidos a los actos de estos días. Se admite un tratamiento profano, siempre que no sea en tono crítico burlesco. Eso era en carnaval y ya ha pasado.
Después se pondrán en una lista y se copiarán al foro. Por favor, poned en el cabezado: poemas de Semana Santa.

****************************************
I
En la cruz

Desnudo sobre un leño de madera,
sólo dueño del paño polvoriento
y los clavos que le atan al tormento,
Cristo sale a la calle en primavera.

Bajo el Cielo estrellado de vidriera,
en el templo del puro sentimiento,
sus brazos abarcando al firmamento
son la cruz de la iglesia verdadera.

Las calles las recorre casi inerte,
y, hasta el silencio calla de piedad,
al verlo abandonado así a su suerte;

mas muriendo ganó la eternidad
el hombre que rendido ante la muerte
a Dios le hizo sentir la humanidad.

Artesana, 12-1-14
******************************

II
HUMILDAD Y GRANDEZA

Ante ti, mi Hacedor, reconociendo
tu poder infinito y la grandeza
que derramas en mí con gran largueza,
y cautivas el alma que te ofrendo.

Aunque soy tan indigno estoy sufriendo
y humillado yo inclino mi cabeza,
te suplico perdón por la bajeza,
de olvidarme de ti y seguir viviendo.

Y en esta inmensidad que me extasía
percibo tu presencia tan latente,
la noche con su magia y fantasía

me envuelve entre su luz, intensamente,
cual regalo de amor en demasía,
que me brindas, Señor, eternamente.

¿Cómo pude, mi Dios, por un momento,
negar al corazón tanta delicia,
si eres fuente de paz y de justicia?

Martha Velásquez Vélez
*****************************
III
Los siete Dolores de María

Primer dolor
Ruego hoy a Dios por María,
que le calme sus dolores
que esta vida no es de flores.
Ya le anunció Simeón:
Para nuestra redención
una espada de dolor
blandiendo con gran furor
le atravesaría su alma,
y le quitará la calma
por Ti, Jesús Redentor.

Segundo dolor
Por el dolor que sentiste
al marcharte para Egipto,
montando en un borriquito
con tu esposo San José.
Por el que siempre mostré
admiración infinita.
al llevarte en su burrita,
huyendo de malhechores
de la noche a los albores
a Ti, mi Madre bendita.

Tercer dolor
Qué dolor le afligiría
cuando se perdió en el Templo
y se acababa tu tiempo
y el Hijo no aparecía.
Pues con su saber tenía
a los doctos fascinados,
estaban maravillados
de ese niño que aún pequeño
que muy pronto se hizo dueño
dejando a todos prendados.
Cuarto dolor
¡Ay Madre, cuanto dolor
al ver que tu hijo cargaba
de esa cruz que le estiraba
a su suplicio de muerte!
Le dejaron a su suerte
siendo el verdadero Rey,
el amor era su ley
quienes fueran sus amigos
y también sus enemigos
qué mal se portó la grey.

Quinto dolor
Ay Madre cuanto dolor
de ver a tu Hijo clavado
en la cruz y ensangrentado,
Jesús que es todo bondad
le matamos sin piedad,
y nos llamamos cristianos
con Él fuimos inhumanos.
Cuántas lágrimas salían
de mi querida María
perdón por ser tan villanos.

Sexto dolor
En la cruz a tu Hijo herían,
y fue vilmente clavado,
por la lanza atravesado,
Cuántas lágrimas salían
cuando a tu Amado escupían,
desde esa cruz nos bendijo.
de mis pecados me aflijo.
te pido Madre, perdones
que nunca nos abandones,
¡Danos tu amparo y cobijo!

Séptimo dolor
¡Cuanta soledad sentiste
viendo fallecer a tu Hijo!
Aunque el profeta predijo:
Su pasión sería muy triste.
y María, cuando cogiste
en brazos su cuerpo inerte,
porque le llegó la muerte.
Pediste a Dios con bondad
que se haga su voluntad
y nos abrace bien fuerte.
*
Oh María, bienamada
que eres la corredentora
de ese Hijo que a Ti te adora
y de Él te hizo su aliada.
Hoy yo me siento afrentada,
y pido con emoción,
que me des la bendición,
y tu perdón infinito
y te dejo en este escrito,
mi amor y mi corazón.

Chelo Álvarez
************************
IV
PÚRPURA

Revisten la memoria de silencio
los minutos, las horas, las semanas,
y el tiempo en el que fuiste penitente
cesó como la lluvia cuando escampa.
Tenemos una cita el Viernes Santo,
la calle va a encender sus luminarias
al paso de Jesús el Nazareno,
que todos tus pecados perdonaba.
¿Podrás ver este año la carroza?
¿Se escucha desde el cielo cuando cantan?
El púrpura del hábito de entonces
anuda un lazo tenso a mi nostalgia
por todas las preguntas en el aire
que llevo sin respuesta sobre el alma.
Quisiera imaginar tu aliento, vivo,
debajo de la túnica morada
tras una estela clara luminosa
que alumbre en el dintel de nuestra casa.

Maria Rosales Palencia
************************
V
Me duelen las espinas

Cargaste con la cruz por mis pecados;
me siento tan mezquina y abatida,
que quisiera curar muy bien la herida
de esos tus santos pies, ensangrentados.

Me duelen las espinas de tu frente,
me aflige que pusieran en tu boca
la hiel amarga que humilla y me sofoca.
es por ello que quiero ser valiente.

Yo soy la pecadora responsable
y quisiera pagar por cuanto te hice
mas tu mano derecha me bendice
mostrando la sonrisa más afable.

Perdóname Señor por el dolor,
absuelve mi pecado con tu amor.

Chelo Álvarez.
*************************
VI
Angustias

Cada año al llegar la primavera,
la música a tu paso se acompasa
cuando sales triunfante de tu casa
bajo el palio y oliendo a nardo y cera.

Tu imagen lleva, hundido en la pechera,
un puñal sobre el blanco de la gasa.
¡María, arrebatarte quien pudiera
el dolor sin piedad que te traspasa!

Quien pudiera prestarte algún cobijo,
enjugar esa lágrima que mustia
recorre de los ojos el contorno,
mientras sigues los pasos de tu hijo
por las calles, llevada de la angustia,
en tu eterno camino sin retorno.

Artesana, 13-4-14
****************************
VII
EL CAMINO SEMPITERNO

Fue el amor la razón del sacrificio
al tomar el madero con tus manos,
redimir con perdón a los humanos
de la senda directo al precipicio.

Soportaste callado aquel suplicio
a la vista de jóvenes y ancianos,
por tus llagas ahora somos sanos
al tomar mi lugar en ese juicio.

Era parte del mundo, pecadora,
merecía morir en el infierno,
era mía la cruz aquella hora

mas tu muerte me dio el perdón eterno.
La pasión de tu obra redentora
me enseñó el camino sempiterno.

Crystal CG.
*************************
VIII
Domingo de Ramos

Jerusalén, ciudad santa y hermosa,
engalana los suelos con mantillas,
luce bella, radiante, esplendorosa,
mas gustan a Jesús cosas sencillas.

Aparece montado en un pollino
para ser aclamado por la gente,
su mirada es bondad, es tan divino
con destellos de amor resplandeciente.

Entre palmas y olivos te proclaman
el más grande de todas las naciones,
las gentes vitorean y te aclaman
al grito del hosanna en sus balcones.

-Que viva el buen Jesús, Mesías santo-
entonan fervorosos con su canto.

Chelo Álvarez.
******************************
IX
El rey de los cristianos.

El miedo que tenían los romanos
fue el motivo, sin duda aterrador,
para prender al gran predicador
que fue Jesús, el rey de los cristianos.

Judas en un momento, y siendo hermanos,
vendió al nuevo Mesías sin pudor.
Poncio Pilatos, gran procurador,
al ser cobarde se lavó las manos.

Ante la cruz, Longinos con su lanza
fue quien paró tan grande sufrimiento,
un hecho humano digno de alabanza.

Hasta la hora de su desprendimiento
allí estaban María y Magdalena,
madre y amiga, rotas por la pena.

Piluca de la Cuesta.
**************************
X
Frente a Cristo

Te veo en esa cruz y me pregunto:
¿acaso tus criaturas valen eso?
La sangre que dimana en el proceso
se agolpa en el misterio que barrunto.

Agravios y traición en el conjunto
de eventos que sacuden en exceso.
No sé de sacrificios, lo confieso,
me absorbe la abstracción y el contrapunto.

Semana que inició con la alabanza
de ramos que demuestran esplendor.
Después, vierten en Ti la cruel venganza,
espinas en la cien y deshonor.
Abuso del azote y de la lanza.
¡Y al fin, veo las luces del Amor!

Eduardo Javier Ramírez G.
*******************************
XI
TU PERDÓN

Me he perdido, Señor, con desvarío
y me causa vergüenza mi pecado,
que me aleja por siempre de tu lado
dejando el corazón en el vacío.

Hoy regreso vencido del hastío
y te ruego el perdón desesperado,
porque estoy sin tu amor crucificado
en la cruz terrenal de mi albedrío.

No soy digno de estar en tu presencia,
pero humilde confieso el desaliento
que en el alma dejaron mis flaquezas.

Por mi llanto sabrás que mi existencia
sólo tiene dolor y es cruel tormento,
inmersa en la pasión de las bajezas.

Martha S. Velásquez V.
***************************
XII
Las siete heridas

I
Sobre Jesús los trallazos.
María, su Madre, sangra,
tiene el corazón herido
por una punta acerada.
II
Lo coronan con espinas
y su cabeza maltratan;
al momento, a la Señora,
también la hiere una zarza.
III
La escarpia en la mano izquierda
de Jesús un hombre clava
y en el pecho de la Virgen
se introduce una alcayata.
IV
La de la mano derecha
abre en ella una honda llaga.
V
Enclavan la extremidad
y una puya se le entraña.
VI
Al otro pie, finalmente,
un filo clavo lo horada
y en el pecho de la Virgen
se inserta como una estaca.
VII
Del romano el cruel lanzazo
también a ella la traspasa.
Las siete heridas de Cristo
que el Evangelista narra,
al corazón de María
le clavaron siete espadas.

G. Zelada Uriiote

XIII
*Yo te adoro Jesús*

Yo te adoro Jesús aquí postrada,
pidiendo tu perdón fervientemente.
Mirándote en la cruz, allí doliente,
me veo sumergida en triste nada.

Escucha buen amigo, acongojada,
vengo ante ti buscando paz silente.
Estando así mi espíritu presiente
que a tu lado hallaré la fe soñada.

Estás en mí, tu Espíritu me llena.
Guías mis pasos hacia la verdad.
Mi ser irradia luz y vida plena.
Experimento dicha y gran bondad.

Siento infinito amor que no condena,
me abandona por fin la soledad.
¡Lo digo y es verdad!

Jesucristo es Señor y yo lo adoro,
pues mi vida cambió, de barro en oro.

Fabiana Piceda
**************************
XIV
Virgen de los Dolores

Madre santa, bendita ¿qué hemos hecho
que te encuentro transida de dolor?
te traspasa un puñal clavado al pecho
cuando ves lo que sufre el Redentor.

Quitarte los dolores yo quisiera
enjugar esas lágrimas amargas,
limpiar con mil amores si pudiera
el tormento tan grande con que cargas.

Cuanto duele saber que a tu Hijo amado
clavaron cual ladrón en un madero.
¡Perdóname Señora mi pecado!

como perdona tu Hijo al mundo entero.
¡Piedad para la madre y para el Hijo
que expirando en la cruz, aun nos bendijo!

Chelo Álvarez
****************************************
XV
Las procesiones

Qué hermosas procesiones para Semana Santa
presentan en mi pueblo con gran recogimiento;
al escuchar saetas el fervor va en aumento
cuando paran -los pasos- y alguna gente canta.

Con gran fuerza y con brío salen de la garganta
de personas piadosas que tienen un portento,
una voz prodigiosa para decir -lo siento
perdona mis pecados ¡oh Madre virgen santa!-

Al son de los tambores que van marcando el paso
en sus negras mantillas ataviadas de encaje,
las señoras su luto lucirán como traje
y velas encendidas al llegar el ocaso.
Se unen todos los fieles acompañando a Cristo
a San Juan, a la Virgen, como estaba previsto.

Chelo Álvarez.
*************************************************
XVI
AL CRISTO DE LOS GITANOS.

Al Cristo de los Gitanos
canta mudo una saeta,
mi corazón de violeta
llorando el Sur en mis manos.

Ecos de luz, !tan lejanos!,
cielo inmenso y al revés,
luna de abril a través
de blancos nardos y flores.
La Virgen de los Dolores
lleva mi nombre a sus pies.

María García Romero
*******************************
XVII
MACARENA
.
Sin claveles ni corona
No necesitas claveles,
ceras, joyas, estandartes
ni brocados ni corona,
ni música ni canciones,
solo tu sola presencia
llena, Esperanza, la calle.

Cinco lágrimas de beso,
los besos que yo te diera.
Cinco puñales toreros,
sentimiento de mi tierra,
las palomas de tu palio
recorren Sevilla entera.

Los varales, te acarician,
los aplausos te cimbrean,
los gritos una oración
que estalla en la primavera.
Guapa, guapa, guapa y guapa.
¡ Virgen de la Macarena !

Artesana. 2007
*************************

XVIII
.
TRIANA

Triana tú no estás sola
Sola en tu trono de plata,
entre los varales, sola.
Triana es un solo suspiro
a tu salida, Señora.

El sonido de la salve
estalla en la madrugada,
la calle se vuelve loca
reza, grita, llora y canta.

Solo importa tu presencia,
toda Sevilla te espera,
dulce cadencia de un paso
que te acerca y que te aleja.

Reina de la mar, Triana,
bajo una lluvia de rosas,
lloramos todos tu pena,
Esperanza, no estas sola.

Artesana 2007
********************
XIX
CURAR TUS LLAGAS

Quisiera confesarte mi hondo duelo
al sentir que mi mano pecadora
con la misma crueldad ejecutora
que el soldado, te asesta su flagelo.

Por nosotros después alzas al cielo
la mirada y perdón tu boca implora.
En la cruz, tan cercana ya tu hora
es más grande el amor que el desconsuelo.

La clemencia que al Padre solicitas
quiero yo para mí, y que me admitas
junto a ti, pues con bien el mal nos pagas.

Y mi llanto y dolor así vertido
logrará, de mi culpa arrepentido,
en tus manos y pies curar las llagas.

Agustín Sánchez Martínez
*****************************************
XX
VIRGEN DE LAS ANGUSTIAS

El fruto de tu entraña, que en tormento
ha muerto, entre tus brazos ya reposa,
y al cielo tu mirada dolorosa
levantas como el más triste lamento.

Transida por amargo sufrimiento
de angustia el corazón se te rebosa,
¡Oh madre del Señor!, Virgen Piadosa
que enseñas a sufrir, dame tu aliento.

No existe otro dolor que se compare
a ver morir a un Hijo tan amado
que quiso dar la vida en el madero.

Por eso, si algún día lo olvidare,
perdóname y me llamas a tu lado;
también entre tus brazos morir quiero.

Agustín Sánchez Martínez
***********************************
XXI
Duro leño

De duro leño tus manos,
tu rostro de duro leño,
del mismo tronco es la Cruz
que cargarás sin remedio,
madera de duro leño.

Duro golpe de cincel,
del pincel un leve toque,
magia del imaginero
y horas al sueño robadas,
modelando el duro leño.

Incienso, velas y flores,
sudores, carreras, nervios,
el capataz da la voz,
los cofrades en silencio,
en su trono el duro leño.

Nazareno, ya en la plaza,
en el paso, ante tu pueblo,
risa, aplauso, llanto y rezo
mientras recorres las calles,
bajo el peso de tu leño.

Artesana. 2007
****************************************
XXII
CUATRO NOMBRES DE MARIA

Que no, que no quiero verte
vestida como una reina
con tu rostrillo de encaje,
brocados, joyas y sedas,
Esperanza, así en la calle.

Que no, que no quiero verte
ante la Cruz desolada,
los ojos llenos de muerte,
suplicante mueca amarga,
Dolorosa, por la calle.

Que no, que no quiero verte
arrancando del tormento
al hijo que yace inerte,
la mirada vuelta al cielo,
Caridad, sin ver la calle.

Que no, que no quiero verte
ese paso de agonía.
Abandonada del mundo,
las ilusiones perdidas,
Soledad, sola en la calle.

Quiero verte en mi belén
con tus sayas de pastora,
arrebolada y humilde
sin el peso de la historia,
la fe firme en tu presente.

Inocencia siempre niña,
quiero verte así, María.
¡Así es como quiero verte!

ARTESANA, 25-2-10
*******************************
XXIII
CAMINO DEL CALVARIO
(soneto inglés en versos sáficos)

Va caminando el Salvador sombrío
llevando a cuestas Su pesada carga
ante la burla del feroz gentío,
que tal martirio por demás alarga.

A veces rueda por los duros suelos
porque el madero en demasía pesa
y aunque es el dueño de los mismos cielos,
tan duros suelos con su boca besa.

Luego le espera tan fatal destino
que en una cruz terminará su vida,
para cumplir con lo que al mundo vino
y la promesa quedará cumplida.

Estampa viva del cruel dolor
que soportara por su inmenso Amor.

Cristino Vidal Benavente
***********************************
XXIV
TAMBIÉN TE CLAVÉ YO
(alejandrinos, con rimas externas e internas)

En tu cruz me he fijado, me lloraban los ojos
por haberte clavado, que también yo lo he hecho
cuando mucho he pecado, porque el diablo al acecho
me incitaba el malvado. No le puse cerrojos

y cerca de mí ha estado, sembrándome de abrojos
muy bien disimulado lo agreste y el repecho
por donde he caminado, que sólo era barbecho
y ahora que te he mirado, me siento ser despojos.

Tu mucho sufrimiento nadie nos merecemos
si el arrepentimiento no es cierto y no es leal;
yo, Señor, sí lo siento. Me fui de los extremos
dejando el campamento, sanada mi moral

y ahora pondré el acento por convertir blasfemos,
que gracias a tu aliento renieguen de su mal.

Cristino Vidal Benavente
******************************
XXV
SÓLO TÚ

Te llevaron preso y callado,
tu camino se hizo eterno
y las hojas de mi invierno
tus lágrimas han llorado.

Ese madero te espera,
voces que aúllan y claman
y matan tu primavera
traidores que no te aman.

Polvo de arena y montaña
sudas sangre y te derramas
látigos de odio y saña
hacen de tu piel escama.

Y el poder que te acaricia
busca en tu pecho un suspiro,
es tu camino justicia
desde mi hombría te admiro.

Padre que entregas el fruto
de tu amor y tu presencia
hoy mi tinta está de luto
y se vuelve reverencia.

Sangre inocente resbala
por el madero cruzado
sacromonte que señala
al Cristo resucitado.

Mario Vásquez Burón
Derechos reservados
**********************************
XXVI
CRISTO SERENO

CRISTO de la pasión, CRISTO sereno
sin un solo dolor en la caída.
Cruz tallada con formas y a medida
de tanto amor en mi vivir terreno.

Con la amistad del Arte que de pleno
moldea la materia ennoblecida
tu místico reposo me convida
a esta mesa de paz donde me lleno.

Ya no tengo la fiebre ni la herida.
El corazón al tiempo de la vida
con lealtad hoy llama ante la puerta

que clausuras, Señor, en el ocaso.
Ayúdame a ordenar mi exiguo paso
y a entrar al fin, con tu palabra cierta.
¡ CRISTO VIVES !

Hector Alberto Polizzi
18/04/2014
**********************************************
XXVII
EL CRUCUFIJO

Cuando miro, Señor, hacia Tu Hijo
y en Él veo, Señor, que sufrió tanto,
a mis ojos, Señor, acude el llanto
que me inspira, Señor, el Crucifijo.

Su enseñanza, Señor, es el cobijo
que nos tiende, Señor, cual firme manto,
mas nosotros, Señor, con gran quebranto
le dejamos, Señor, siempre transfijo.

Bien quisiera, Señor, no fuera en vano
lo que tuvo, Señor, de sufrimiento
y que le entre, Señor, al ser humano

la cordura, Señor, por el aliento
que nos venga, Señor, de nuestro Hermano
y que la paz, Señor, tome su asiento.

Cristino Vidal Benavente
********************************
XXVIII
El cargador

El cante de una saeta
rasga la noche más larga,
el capataz da la orden
y el trono queda en sus andas.
Mientras se calla la calle
ante el rezo que se canta,
el cargador llora solo,
una tan solo le falta,
una, entre toda la gente.
Hoy nadie pétalos lanza
al paso de la Señora
por las cerradas ventanas
ni nadie le lanza un beso
que pase bajo las andas
hasta la trabajadera.
Cuando la mece y la baila,
rosas guarda en la memoria
con las espinas amargas,
son las flores de su madre
que ya no puede tirarlas.

Artesana. 2007
********************************
XXIX
PASIÓN , MUERTE Y RESURRECCIÓN

Mostradme vos mujer de fe ferviente
si la pena que vivís de quebranto.
Por ese Dios noble que hoy tan hiriente
le hirieron sin piedad ni al mismo llanto.

La cruz donde labraron su tortura
emblema de poder in concebido.
La mano del hombre en su envoltura
que daño sin piedad al Dios querido.

Sin vida su cuerpo sobre una piedra
sepulcro de loza que cierra inerte.
De la mano del hombre que allí encierra
al mismo Dios solo, tras de su muerte.

Piedra del sepulcro firme y pesada
en firmeza de hombre bien reafirmada.
Donde un cuerpo sin vida y fue alejada
la madre que sufre la amarga herida.

Mañana del domingo sin demora
la piedra solida sola se abriera.
Y el Dios de los cielos fiel atesora
que su resurrección ya se cumpliera.

Los pueblos todos aleluya cantan
las gentes repiten en alabanzas.
Al Dios de los cielos hoy le resaltan
que el mundo le recibe entre bonanzas.

Francis Falcón.
************************
XXX
Participé en tu agonía

Señor por ti vivo y muero,
Participé en tu agonía.
Y ese dolor es tan fiero,
Que me persigue a porfía.

Padre no tengo consuelo...
Pues en esta vida perra;
Quiero subir a tu cielo,
Aquí tan sólo hay guerra.

Padre la envidia envilece,
Empobrece tanto el alma...
Que al sentimiento le escuece,
No da ni tregua, ni calma.

Padre, en ti siempre confío
Pues de tu piedad me fío.

Antonia Guijarro Agudo
********************************
XXXI
Desde lo alto de la Cruz

Desde lo alto de la Cruz está mirando
Jesús Cristo con ojos anublados
por la sangre que exudan las heridas
de los espinos buidos como clavos.

Tiene abajo a su Madre acompañada
de las otras Marías cuyo llanto
se contagia al discípulo elegido
para escribir secuencias de su rastro.

Poco antes de expirar dice a María:
-te dejo un hijo, mujer, como legado,
al amigo dilecto dice luego:
-ella es tu Madre ahora, te la encargo.

G. Zelada Urioste
*****************************
XXXII
SEMANA SANTA EN TOBARRA
CON LOS SOPLAS EN 2014

Dos mil catorce, crisis y tristezas
la cuadrilla Los Soplas deja a un lado
nueva Semana Santa ha convocado
a unirse con tambor a sus grandezas.

Y nadie falta,
miércoles Santo
importa tanto
que sobresalta.
Brindis, saludos,
buen merienda
suelta la rienda
rompiendo escudos.
De azul celeste
uniformada
ya preparada
está la hueste.

Y una vez más arrancan los tambores
de los Soplas cual trueno retumbante
invadiendo las calles con tonante
repicar de palillos voladores.

Marcos Andrés Minguell
****************************
XXXIII
Semana Santa.

Ya agitan en el aire los ramitos gloriosos
recibiendo al *Gran Siervo, al ya Santificado*,
quien con su piedad plena borro todo pecado
convirtiendo su sangre en recuerdos llorosos,

convirtiendo su cuerpo en palabra, prelado
de su justicia y calma, traído a los penosos
que acuden a su Cena dejando los odiosos
pensamientos tan solos, porque Él ha lavado

los pies de todo el mundo mostrando su belleza,
para luego dejarnos en la Cruz su alma, vida
que fue bella y gloriosa, la dio por sus amigos.

Así nos diríamos la verdad que se reza
en silencio en el Credo: promesa ya cumplida
en nuestra Resurrección, somos todos testigos.

Angie P Joel Bustos
*******************************************
XXXIV
REFLEXIÓN

Mis padres me instruyeron con bellas tradiciones,
recuerdo que de niña me llevaban al templo
y con su tierno amor me dieron el ejemplo
que le puso cimientos a estas celebraciones.

Cantamos alabanzas repletas de emociones,
ahora es diferente, con tristeza contemplo
que la gente se nutre de fiestas, me destemplo
al verlos tan perdidos en vanas procesiones.

Importa el sacrificio que se lleva en el alma,
conmemorando unidos de mi Cristo su muerte
y por su sacrificio disfrutamos la calma.

Yo le enseño a mi hijo que la fe se demuestra
cada día a sí mismo, son acciones, no suerte.
En la senda de vida, Jesús nos dio la muestra.

Crystal CG.
***********************************
XXXV
LA DIANA EN PUENTE GENIL

De la iglesia del pueblo, sobre el monte Calvario,
sale el Hijo de Dios con su madre y su pena,
y la cruz sobre el hombro que eximió culpa ajena
y corona de espinas y su manto-sudario.

Ya se abrieron las puertas del exiguo santuario,
cuando sale “El Terrible” irrumpiendo la escena,
¡todo queda en silencio…, la trompeta que suena!,
y retumban tambores sobre el gran escenario.

La Diana comienza, se emociona el sentido
y las lágrimas brotan de emoción contenida.
¡Es el pueblo el que vibra al compás del sonido!

Mi añoranza me ciega y se inundan mis ojos
cuando le escribo versos a mi tierra querida
recordando una infancia de carencia y abrojos.

Ulpiano Ulpy
Viernes Santo 20014
**************************
XXXVI
Semana Santa

En los días lejanos del tiempo de la infancia,
cuando todo se graba por dentro, y la Pasión
era palmas rizadas de ingenua devoción,
los lutos cuaresmales quedaban a distancia.

Recuerdo que hasta el viento medía su arrogancia,
fervoroso amainaba frente a la procesión
y, en tanto las horquillas pasaban con su son,
perfumaba a la Virgen de marina fragancia.

Hoy de nuevo la plata se hará mantón bordado,
caminará María mientras la luna irisa
las lágrimas dolientes de sus ojos serenos.

¡Ay, Cádiz!, mi tacita varada en el pasado,
gaviota tierra adentro, me pierdo sin la brisa
que le mece los pasos a nuestros Nazarenos.

Artesana, 17-4-14
********************************
XXXVII
SEMANA SANTA

Es Semana Mayor, antiguas tradiciones
perdidas en el tiempo vuelven a mi memoria
con esa sensación de místicas visiones
y revivo, otra vez, fragmentos de mi historia.

Con gran recogimiento marchaba en procesiones
y dentro de la iglesia tanta fe era notoria.
La moda le imponía a la gente razones,
yo la exhibía fiel a la gran vanagloria.

Recuerdo que el ayuno de hambre se trataba,
y en esos Viernes Santos, de luto riguroso,
guardábamos silencio y días de vigilia.

Eran tiempos distintos donde mucho se oraba,
hoy poco va quedando del ciclo misterioso.
Me lleno de nostalgia pensando en mi familia.

Martha S. Velásquez Vélez
*****************************************
XXXVIII
EL HIJO DE DIOS

Me miro yo en tus ojos, en el mirar honesto
del que ofrece su vida sin odiar a esa gente:
verdugos que con ira engastaron tu frente
con corona de espinas. Es tu divino gesto

tapiz de humilde aplomo que sangra y sigue enhiesto.
A pesar del dolor que clava en ti su diente,
tú, el Hijo de Dios, les perdonas, yacente
con tu cuerpo en la cruz y el gozo manifiesto.

Hallo tu Luz y tejo la tempestad serena
al temple de mi alma que adereza un latido
con nobles sentimientos. Sin fe se desordena

la vida, y el camino se muestra ennegrecido.
Mi corazón te ofrendo para regar tu vena
con mi amor que por ti retorna amanecido.

Luisa Gómez Borrell -18 / 04 / 14
**************************************
XXXIX
Por la Semana Santa

Por la Semana Santa se hacen los panecicos
acompañados siempre de los ricos buñuelos,
parecen los manjares bajados de los cielos,
da igual que estén torcidos o algunos tengan picos.

Son muy tradicionales estos dulces tan ricos,
se los dan a los los niños, también los abuelos
pues son tan exquisitos, mas no son caramelos,
todos en nuestro pueblo se ponen como Quicos.

Recuerdo que mi madre nos hacía potaje
con algo de pescado y luego una tortilla,
comía bien aprisa, me cambiaba de traje,

para poder tener en el templo una silla.
Algunas tradiciones pueden ser de un milenio
tal vez las practicara el fénix del ingenio

Chelo Alvarez
*************************************
XL
PROCESIÓN DE CARIDAD
( jueves santo)

En la noche del jueves, el cortejo silente
viste de luto y rojo el asfalto dormido,
portan con devoción a un Cristo malherido
que sangra por los pies, el costado, la frente...

Su semblante parece casi luminiscente
bajo el místico halo del incienso vertido;
son la fe y el fervor, un agreste latido
que recorre las calles perforando la mente.

Las cornetas se agitan, espontáneas al viento,
y se cantan saetas y redoblan tambores
tras el paso tranquilo del Señor de la luz.

El semblante sereno, a pesar del tormento
y sus ojos al cielo implorando perdón,
mientras muere por todos derrotado en la cruz.

Mar García
(lágrima_azul)
************************************
XLI
MIS RECUERDOS.

Mis recuerdos evocan una casa florida,
las rojos del granado y el misterio del pozo,
a una niña con trenzas y el tiempo que era gozo,
largo como un verano en la piel sin herida.

Un rincón en el Sur donde fulge la vida,
donde Él conocía y ordenaba mi esbozo
a los vientos solanos, a este río que rozo
para ser la que soy con su huella elegida.

Una rama de olivo, la noche, una saeta,
un padre y una hija se miran abrazados,
y esa voz de cuchillo parte el silencio en dos.

La tacita de plata, la mar y la caleta
quedan lejos aún de los tiempos amados
y yo cierro mis ojos,!oh mi Dios!, !oh mi Dios!

María García Romero
***************************************
XLII
REY DE LOS JUDÍOS

Llegan las procesiones de la Semana Santa
a ciudades y pueblos de toda nuestra tierra,
hay gente que se marcha, bien al mar o la sierra
y otra, la más devota, a la Virgen le canta.

Son canciones de pena, de nudo en la garganta,
que acompañan al Cristo cuando el Paso se cierra
y , al son de los tambores, de pecados deshierra
la fe del costalero que a pulso lo levanta.

Me entristece su cruz de muerte peregrina,
la corona de espinos que rodea su frente,
su rostro dolorido cuajado de piedad.

!Ay Rey de los Judíos!... Su valor me fulmina,
me siento diminuta, cobarde e inconsciente
al ver en su martirio puro amor y bondad.

Ana Maria Valladolid Juárez
***********************************
XLIII
La pasión

Ya cuelga Judas de la higuera ahorcado,
el nazareno escucha la sentencia,
Pilatos, que comprende su inocencia,
lavándose las manos se ha exculpado.

El pueblo pide sangre sin clemencia,
Longinos con su lanza marcha al lado
y bajo el peso de una cruz, vejado,
soporta el Cristo toda la violencia.

Se ha cumplido el ritual de la expiación,
el hombre ajusticiado en una cruz
se entrega a la piedad del Padre Eterno.

La historia conmemora la Pasión
del Redentor que vino con su luz
para cerrar las puertas del infierno.

Artesana, 22-3-13
*********************************
XLIV
*En la cruz*

En la cruz diste la vida
por los seres de este mundo,
te clavaron al madero
y tu dolor fue profundo.

Pero todo lo entregaste,
eras bondad y ternura,
mas con el mal te pagaron,
fue esa suerte una locura.

No supieron comprenderte,
Hijo de Dios en verdad,
muriendo como un sicario
en pobreza y soledad.

Perdonaste a los culpables,
los miraste con amor.
Al entregar tu alma pura,
vislumbraron el error.

“En verdad era su Hijo”,
el mismo Hijo del cielo
que había venido al mundo
a donarse y dar consuelo.

¡Pero el domingo de PASCUA
el SEÑOR RESUCITÓ!
y a todo el universo
de la sombras rescató.

Hoy habita a nuestro lado,
en el hermano que ves,
allí donde todo muere,
allí lo llevan sus pies.

En mí y en ti está escondido,
sólo tienes que sentirlo.
Si das amor a la gente,
así puedes descubrirlo.

Fabiana Piceda
*************************


avatar
Martha Velásquez V.
Diamante
Diamante

Distinciones : Llama del foro

Mensajes : 4954

Estatus
-: Control Control

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.