RETO DE ARGELIA - Relato Corto o Romance Heroico - "El ajetreo y las prisas de la gran ciudad"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

RETO DE ARGELIA - Relato Corto o Romance Heroico - "El ajetreo y las prisas de la gran ciudad"

Mensaje  Renata el Miér 19 Oct - 14:10

RETO DE ARGELIA - acaba el viernes -  Pluma
.
Han retado todos los jugadores, menos Mar Garcia, que no puede participar hasta nuevo aviso.
.
Es el último de la serie de los elementos urbanos y vamos a hacer un relato breve. Quien no se vea con fuerzas puede hacer un romance, a la vez daré las bases del romance. Quien tenga tiempo y ganas puede hacer las dos cosas.
.
TEMA: El ajetreo y las prisas de la gran ciudad
.
FORMA: Prosa poética o relato corto / romance heroico
.
MEDIDA: Relato: entre 300 y 350 palabras. Romance: de 18 a 20 versos.
.
Romance heroico:
.
- Versos endecasílabos compatibles italianos. Acentos fuera de sitio máximo de 5
- Rimas alternas asonantes, rimando en los versos pares.
- Ninguna consonancia ente las rimas en todo el poema
- Ninguna asonancia en impares a menos de 5 versos.
.
El word cuenta las palabras, quien no tenga word las puede contar aquí. No importan los caracteres ni las letras, lo que hay que contar son las palabras. :

http://www.contadordepalabras.com/

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=887630514700488&set=gm.1164915430242652&type=3&theater
avatar
Renata
Esmeralda
Esmeralda

Distinciones : Llama del foro

Mensajes : 603

Estatus
-: Moderación Moderación

Volver arriba Ir abajo

Re: RETO DE ARGELIA - Relato Corto o Romance Heroico - "El ajetreo y las prisas de la gran ciudad"

Mensaje  Renata el Sáb 22 Oct - 3:22

RECOPILACION DE POEMAS PARA EL RETO DE ARGELIA PEREZ RUIZ. FORMA: PROSA POETICA O RELATO CORTO O ROMANCE HEROICO. TEMA: EL AJETREO Y LAS PRISAS DE LA GRAN CIUDAD.
....................................................
.
1- ARTES ANA
Martín y el gato de los rosales
.
Martín es feliz en vacaciones, para él este sitio es como un gran supermercado de placeres imposibles en Madrid, no solo por la playa donde escarba hoyos sin que nadie le riña, aquí hay gatos por todas partes; esto es una especie de Disneylandia gatuna al alcance de sus ojos alocados.

Sale a pasear desquiciado, corre igual que lo hacen los niños hacia el camión de los helados, tira de la correa sin obedecer, creo que ni oye, tanto es el olor a minino, y no para hasta rebuscar en cada esquina. Husmea cerca del contenedor de basura, debajo de la escalera, detrás de las adelfas... Tiene su ruta perfectamente establecida; y, en cada uno de esos puntos, encuentra al “mizifuz” de turno, que se pone en fuga en cuanto se lo encuentra de frente. Es un extraño ritual este del perro y los gatos, que se repite con precisión las dos veces al día que sale a hacer lo que todo perro urbanita hace a sus horas.

Su parada favorita es delante de los rosales, justo a la derecha del portal; unas jardineras preciosas cuajadas de flores rojas y blancas; enormes, aterciopeladas, y, sobre todo, de "verdad", de las que huelen como solo huelen las rosas pueblerinas. ¿No huelen diferentes los panes y las flores de los pueblos? Pues bien, allí, en el borde de piedra, dormita un enemigo atigrado precioso que insiste, día a día, en esperarlo para después sufrir un susto enorme antes de huir despendolado, como si viera la Santa Compaña felina. No perdona la visita a su amigo gatuno antes de entrar de vuelta, y nunca se ve defraudado, siempre está ahí el mismo indolente y desprevenido gato.

Pero todo lo bueno acaba; ya en los Madriles, al final del paseo, mientras yo abro el portal, Martín, recordando su rutina, da un tirón y se echa a la derecha. Por un segundo parece desconcertado, después gira sobre sí mismo; me mira, lo miro, pero no hay rosas a la entrada de mi casa.

Artesana, 20-10-16
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1180812705299781&set=g.304711969596340&type=1&theater
....................................................
.
2- RENATA GUITART
MI AJETREO EN LA CIUDAD
.
El primer sábado de Marzo fue lo suficientemente ajetreado como para que estuviera cansada durante los siguientes días del mes. Los sábados, de descanso para muchos, son los días más complicados para los músicos y para los maestros de música, pero ese sábado rompió el récord.
Salí de mi casa bien temprano para enseñar una hora antes del ensayo que tenía de 8:00 a 9:30 con la Orquesta Sinfónica para el Concierto de los Niños. Entre el ensayo y el concierto, los maestros nos dedicamos a preparar a los niños para sus actuaciones en la función, que comenzaba a las 10:00. Los conciertos infantiles duran aproximadamente una hora; aun así, yo estaba preocupada, pues tenía un ensayo con la Orquesta de la Ópera a las 11:30 a unos diez minutos de camino de donde me encontraba. Tuve suerte, el concierto infantil terminó en el tiempo planeado y, al llegar al teatro de la Ópera, encontré estacionamiento sin dificultad.
El ensayo de la Ópera duró también noventa minutos, hasta la una. La matinée comenzaría a las dos por otros noventa minutos. En esa hora intermedia, era menester escribir todos los cortes en la música para que una ópera de Mozart, que usualmente duraba tres horas y media, cupiera en solo una hora y media, incluyendo los aplausos. "A meter La Habana en Guanabacoa", pensé.
Al terminar el concierto, volví a la escuela para enseñar a aquellos alumnos que no tuvieron su lección por la mañana. Enseñé de 3:45 a 5:15, pues tenía que tocar en una boda a las 5:30 en una iglesia cercana. La boda terminó a las 7:00 y de ahí corrí al Teatro de la Ópera nuevamente, para tocar a las 7:35 la versión completa de tres horas y media de La Nozze de Fígaro.
Al final del día, cuando llegué a mi casa poco antes de la medianoche, me di cuenta de que no había tenido tiempo para nada..., ni siquiera para oir mi propia sinfonía estomacal.
.
Renata Guitart, 10/20/2016
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1327302820613860&set=g.304711969596340&type=1&theater 9.08
....................................................
.
3- BELEN TORRES
EN LA CIUDAD
.
El joven se despidió de todos, abrazó el maletín que cambiaría su vida y partió rumbo a la opulencia. Temblaba de emoción pensando que, en solo unos minutos, llenaría sus arcas de dinero, se ganaría la confianza de los jefes y se haría rico. Estudió las instrucciones que le dieron para llegar al paraíso de las luces y se internó en el bulevar; pero nada se semejaba a la imagen que le habían descrito. Se detuvo ante un letrero rodeado de lentejuelas que mostraban a una mujer semidesnuda. Entre las luces intermitentes de la valla, danzaba una palabra: "Paraiso". Finalmente había llegado al paraíso.
.
Comprobó que las luces de la ciudad no duermen, que el tráfico en las calles no detiene su fluir, que la multitud de gente se revuelve en los panales de distracción que ofrecen los cines, teatros, librerías, tiendas, restaurantes, clubes, etc., llenos a toda hora; y que los bares y las salas de juego se valen de todas las tretas para atraer a los clientes. Vio siluetas vestidas de licor, madonas semivestidas invitando a la lujuria y hombres armados que aterrorizaban a las pobres diablas que vendían migajas de besos entre las candilejas y el humo del tabaco. Y después, la droga, la bebida, la extorsión...
.
Entregó la mercancía, y entró a la sala de juego. Su cabeza giraba al igual que la ruleta y sus ojos se prendaron del rojo y del negro, que no cesaban de girar. Entonces entró en el juego...
Tantas veces superó su apuesta que, fulminado por el brillo de la suerte, pensó que derrotaría al casino. Era su día de suerte. ¡Su gran día!

En medio del paroxismo, fue a reclamar su botín, pero tres hombres armados y en trajes negros lo escoltaron hasta la puerta trasera. Supo que estaba muerto mucho antes de ver salir las bolas de plomo del cañón hirviente.
La noche, despierta, no vio el cadáver que yacía sobre un charco escarlata.
.
Belén Torres, 10/20/2016
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1297796323595089&set=g.304711969596340&type=1&theater 22.02
....................................................
.
4- FABIO JAIR AVELLANEDA

AMARGOS MENESTERES
.
Entre cementos grises, atrapados,
los niños y los hombres se defienden
ante la intermitencia de unas balas
que disparan los locos inconscientes.
En la calle, un borracho arrepentido,
Atropella personas sobre céspedes,
tiñendo de escarlata al verde triste
y corrompiendo el curso de las leyes.
La plaza ve morir al pobre abuelo
que espera por el nieto que no vuelve.
Una guitarra canta por la ausencia
de un amor que se fue por ofenderse,
mientras se difuminan en la luces
las formas de los coches cada viernes.
La prisa de la vida cotidiana
ennegrece la luz de los congéneres,
al mando queda el vicio, que es la ley,
que te escolta al abismo y a la muerte,
y hace que nuestro tránsito fugaz
se colme con amargos menesteres
.
Fabio Jair Avellaneda
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10209762660417253&set=g.304711969596340&type=1&theater 5.32
....................................................
.
5- AMELIA JACOBO
MI MAÑANA EN LA COCINA
.
Como a las cinco mi mañana empieza,
enciendo la luz, cobra vida el día..,
entre una sombra enciendo mis estufas,
¡¡esa calidez!! Entro a mi cocina,
dos horas completitas en batalla;
no sé de las noticias ni de envidias
me importa es el secreto en mi sazón,
corto los vegetales por la orilla …,
Hierve la cafetera y nada sale,
no es hora para llantos y sin ira
me visto de bombero en ocasiones.
Pongo en empaque hermético la pizza
y en la loncheras solo el desayuno.
Siento que llega mi hijo con su prisa
pues hoy debe salir como a las siete.
mi cuerpo y mi alma a lo lejos miran
la llave en la puerta y el sofá
Creo que me merezco una bebida
antes de separarme de este horno,
mejor me iré a correr algunas millas.

Amelia Jacobo, Octubre 2016
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1802380050051527&set=g.304711969596340&type=1&theater 16.17
...................................................
.
6- ANA LECHUGA GALLEGO
LA BULLA" EN LA FERIA
.
Farolillos, claveles, brillos, luces,
tintín de cascabeles refulgentes,
y risas cristalinas de mocitas
que lucen elegantes sus caireles.
Casetas que se visten de apostura
y aroman con perfumes de mujeres,
que, bailando al sonar de las guitarras,
se dejan cortejar por mozalbetes.
Sus manos, filigranas en el aire,
cual mariposas vuelan y se extienden,
volutas de ilusiones contenidas
en miradas profundas que prometen.
Ls volantes se enredan con mantones,
y, en el real, se mezclan con jaeces.
vienen y van los coches de caballos,
y las gentes con palmas van y vienen.
!Ay, qué bulla, señor! Pero, esta bulla
es cómoda y tranquila, pues la plebe,
acostumbrada a ella, con respeto,
en el albero, como un pez, impele
.
ANA LECHUGA GALLEGO 21/10/16
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1868344726727296&set=g.304711969596340&type=1&theater 11.00
...................................................
.
7- LOLA TENLLADO MORENO
ME GUSTA LA CIUDAD
.
Leo una y otra vez la carta de mi amiga Elena y, la verdad, no sé que contestarle.
Me invita a pasar unos días en su casa de campo. Es una casita sin grandes lujos, pero muy acogedora y está rodeada de árboles y de flores; también pasa cerca un riachuelo, por donde el agua clara se desliza entre las piedrecillas del fondo, dejando oír ese suave rumor que relaja los sentidos.
Ya he ido otra veces, pues desde que enviudó se siente muy sola y necesita tener a alguien con quien hablar y desahogar su alma.
Nuestras familias se conocían, y nosotras hemos sido amigas desde niñas, compartiendo juegos y confidencias que solo las buenas amigas comparten.
Por eso, cuando me pide que vaya, se me hace muy penoso decirle que no..., pero es que a mi el campo me aburre soberanamente y, cuando llevo dos o tres días allí, ya estoy deseando volver a mi ciudad. A mi ciudad, sí, porque yo soy muy urbana, me gusta el bullicio, los autobuses, el metro, cruzarme con la gente que camina por las calles, cada una a sus asuntos.
Irme al centro histórico, a pasear, a ver escaparates, o sentarme en un cafetería a tomar algo; también pasear por el parque o el paseo marítimo..., o simplemente, sentarme en un banco a ver pasar a los viandantes y observar sus atuendos, sus peinados, su forma de andar o de hablar con los demás, a los críos que van de la mano de sus padres, algunos corriendo por el parque detrás de las palomas.
Sí, ya sé que puede parecer raro, pero yo soy ratón de ciudad..., por más que me acose el gato, por más que me sobresalten, no cambiaría esto por la mejor casa de campo, por mucha paz y aire puro que se respire.
Así que ahora mismo le escribo a mi amiga y le digo que voy, pero solo para un fin de semana. Ella se pondrá contenta, y yo seré feliz.
.
Lola Tenllado
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1845406775690789&set=g.304711969596340&type=1&theater 9.10
...................................................
.
8- URBANO VILCHIZ
RUTINA
.
La vida en la ciudad es un martirio
debido a la presteza de las horas,
el tiempo sin cesar sigue su marcha
y deja sin aliento a las personas.
Se mezcla al trajinar de las aceras
el vuelo repugnante de las moscas
que buscan en los botes de comida
los restos repulsivos de las sobras.
Ahí en el bulevar también se escucha
un volar malherido de palomas
que yacen moribundas en el suelo
y forman en la tierra blanca alfombra.
El hacha del reloj es el verdugo
que aterra con lo basto de sus botas.
Qué cruel que se divisa y temerario
ese engendro de veinticuatro bocas
que lleva nuestra vida a los umbrales
del viaje interminable de las hojas.
Sin la vil existencia de ese monstruo,
la vida puede ser maravillosa.
.
Urbano Vilchiz
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1117058415042921&set=g.304711969596340&type=1&theater 15.02
...................................................
.
9- ARGELIA PEREZ RUIZ
La tiranía del tiempo.

Se pinta de esperanza el nuevo día,
comienza la jornada, y desespero
porque muchas tareas hoy me exigen
y al trabajo corriendo voy saliendo.
La vida citadina me controla
el reloj, el tirano más intenso,
pues no puedo dormir aunque quisiera
por tantos compromisos sin relevo.
Procuro no perderme en el camino
porque quiero alcanzar todos mis sueños
con tesón, con valores y decoro.
En la ruta seguir con gran desvelo,
librando las batallas cara a cara
con la cabeza en alto me le enfrento,
combato el desaliento con valor
para encontrar del éxito el secreto.
yo siempre corro tanto para todo,
que quisiera volar como hace el tiempo.

Argelia Pérez Ruiz, 29/10/2016
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10154045023396342&set=g.304711969596340&type=1&theater 1.04
...................................................
.
10- MARTHA VELAZQUEZ VELEZ
Mientras llueve

Vibra desde el cielo la tormenta y, trémula palpita la ciudad en su elemento. Un tenue resplandor la viste con un traje vaporoso de frialdad, neblina y melancolía. La multitud circula con premura por las calles, bajo el multicolor amparo de sus paraguas, atropellándose entre sí; la exaltación pone un toque de calor a las estoicas miradas. Todo es un caos en los umbrales de esta noche, en que un fuerte temporal sigue alterando la rutina de sus días.

Camina sin prisa, sumida en hondas reflexiones, es una muerte lenta que no se lleva el espíritu, pero se riega por el cuerpo como un somnífero que aletarga el pensamiento. Le estorba la muchedumbre con sus prisas y el bullicio que contamina su silencio y lo hace más eterno. La trastorna el olor agridulce de las viandas callejeras, el ruido del claxon de los carros y el sonido del agua al caer, intermitente, sobre las carpas de los ventorrillos ambulantes, desplazándose, luego, para formar charcas pestilentes y pequeños arroyos que se pierden por entre las frías y oscuras alcantarillas.

El tiempo continúa su marcha, y ella sigue viviendo, aferrada a un recuerdo que vive dentro, en lo más recóndito de su alma, cual si fuera un vendaval que la estremece y la intimida. ¡Cómo le duele la vida en este instante!

De repente, decide sacar del corazón tanto dolor y borrar hasta el nombre que le duele pronunciar. Dirige sus pasos hacia la laguna, dejando tras de sí a la ciudad con su gente envuelta en la anarquía de su cotidiano sobrevivir. La lluvia, insensible, resbala por su piel. Una pálida luz crepuscular envuelve su figura; se asemeja a un fantasma a punto de desaparecer. Desde la orilla observa la quietud del lago y sin darse cuenta, llega más allá del límite de la razón y la cordura; sonríe con tristeza. Un destello fugaz de ironía brilla en sus ojos mientras se sumerge en las serenas aguas. La luna sigue iluminando aquel largo camino con su belleza inútil y su paz tardía. El cielo ha dejado de llorar.

Martha S. Velásquez Vélez
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10154594924879192&set=g.304711969596340&type=1&theater 0.18
...................................................
.
11- MAYKA FE
LA CIUDAD ESTRESA
.
Ciudad llena, de bloques y de gentes,
de relojes que marcan ese tiempo,
grandes tiendas de joyas y de ropa,
y los parques de niños, el paseo.
Todos corren, hay prisa, nadie escapa
del estrés que produce, no es el pueblo
que dejamos, tranquilo, reposado.
En las urbes palacios de congresos,
los museos, con bellos cuadros lucen,
muchos cines, teatro, gran talento;
y peligros, pobreza que se esconde,
trapicheos de drogas, el infierno,
los muchachos no piensan, solo saben
de litronas en barrios no discretos;
suciedad tras las fiestas acabadas
con algunas reyertas, mucho riesgo.
Hay ricos que derrochan su riqueza
los pobres por las calles van pidiendo.
El trabajo y las prisas lo frecuente,
es la villa que acoge al forastero.
.
Mayka. (19-10-2016)
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1178024842277469&set=g.304711969596340&type=1&theater 4.24
.......................................
.
12- REYES FERRNDIZ
TREMENDISMO
.
Voy como un pez en una hormigonera
y, aunque intento escapar del remolino,
no me valen mis trucos de escapista
ni consigo zafarme del peligro.
La ciudad me supera. No se adaptan
a su entorno los genes primitivos
del primate que rige mis neuronas.
Es una jungla hostil de luz y vidrio
la ciudad, ese monstruo mitológico
que un día se fugó del laberinto
y a zarpazos avanza furibundo
tragándose montañas, bosques, ríos.
Me pisa los talones; se avecina
la avalancha final, el cataclismo:
un tsunami de cables y cemento
que arrastra mi estructura al precipicio.
Volad, palomas, águilas, gorriones;
corred conmigo, lobos, novias, niños...
No vamos a encontrar escapatoria
si nos alcanza el hombre…, ¡el enemigo!
.
Reyes Ferrándiz, 21/10/2016
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1085789898195715&set=g.304711969596340&type=1&theater 12.09
..................................................
.
13- MARDY MESEN RODRIGUEZ
LA CIUDAD Y TÚ ( Prosa poética)
.
Me ahogo bajo el título de una tarde cualquiera, de mi rumbo determinado, de mi agenda cotidiana; subo sobre mis torpes pasos el escaño y la jornada.

La ciudad me abre sus puertas, sus ojos multicolores, sus brazos de urbe florecida. Observo las huellas del rocío en la alameda, las huellas de la luz en el rocío, el minimalismo abstracto de la espera que encuentro en cada hoja que el viento le susurra a las aceras.
.
Movimiento, vértigo, luces cansadas de encenderse y apagarse, funambulismo colectivo y concreto; este abecedario de cemento me nombra, conoce la voz de mi sombra, exige mi cuota de heroísmo, y yo reconozco el murmullo transitorio y expansivo de su trampa.

Mi lluvia olorosa a raíces no tiene eco en estas calles, golpea y repiquetea con húmeda tristeza este laberinto de plomo, de esperanza confusa, diseñado para la más compulsiva soledad…

Mi soledad y tú, el tráfico, las horas, una diaria colmena, este ir y venir por esquinas y rincones sin luz; el paisaje de bocinas y coches que permutan y se diluyen, tú y mi soledad.

El perfume inesperado del silencio. No hay profundidad en los muros, en la marquesina repetida y rumorosa; mi alma busca la niebla en el bullicio, la esbelta arquitectura del lirio, el ojo de la fronda, mas soy del boulevard solo un fantasma contagiado de nostalgia, extranjero de veredas, pasajero tardío de este campo amurallado.

Yo soy un pájaro en tierra, un aleteo perdido en la columna vertebral de las avenidas; todavía llevo en mi visión polvorosa los valles y ramajes, el azul ilimitado de mis cauces, mas esta geometría de argamasa ahoga el ruido de mi corazón, me embulle en sus torres monocromas, en sus plazas angostas, en sus templos de escarcha, para dejarme solamente la tímida ambición de rosaledas, y todo se reduce al conteo de vitrinas en la pálida orquesta de una ciudad que se duerme sin saber que te extraño, que la lluvia en sus adoquines borra las huellas de tus besos.
.
Mardy Mesén R.
.https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1256294861078760&set=g.304711969596340&type=1&theater 19.36
................................................
.
14- JESUS GUTIERREZ
ME AGOBIA LA CIUDAD

Me fui de la ciudad, me agobia el ruido.
En las calles se masca la tragedia;
coches, perros, viandantes, luces, prisa;
móviles, patinetes, bicicletas,
te empujan, te tropiezan, te adelantan
o se frenan de pronto y por sorpresa,
cuando el chucho ha llegado hasta su alcorque
y a marcar territorio se entretenga.
Me agobia la ciudad y sus "manifas",*
los días del orgullo y de la afrenta,
los violentos macarras futboleros,
ya sea en Concha Espina o bien en Chueca.
Me abruman, me atosigan, me sofocan
los top-manta, las gangas , las ofertas.
De la ciudad, me gustan los desfiles,
me gusta el homenaje a la bandera
y me gusta que falten a la cita
Pedro y Pablo y con ellos, la Manuela.

Jesús Gutiérrez
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1818488118364079&set=g.304711969596340&type=1&theater 15.47
................................................
.
15- CONCHITA ORTEGA
Tarde de lluvia
.
Cuando salí aquélla tarde aún caían algunas gotas de lluvia. La mañana había sido bastante lluviosa y nada predecía que dentro de unos momentos iba a lucir un sol espléndido entre algunas nubes.
Mi madre siempre decía que los alocados días de febrero podían cambiar de un momento a otro; del sol, a la lluvia y al viento. Mi madre… ya en el recuerdo y sin embargo siempre tan presente, tan cercana, como si pudiera oírme en cada momento.
La terraza de la cafetería estaba a cubierto y solían poner unas estufas que hacían agradable el ambiente. La tarde se había quedado algo desapacible y el tenue sol que asomaba tras las nubes no calentaba demasiado. Decidí sentarme en una mesa, en lugar de en un banco del parque, y pedí un café. Esperaba a una amiga, y mientras observaba a los niños jugar y a las gentes que pasaban, lo fui tomando con sosiego; relajadamente, intentando encontrar historias en las personas que transitaban aprisa, mezclándose, sin pararse a contemplar un escaparate. Cada uno con su historia a cuestas, con sus ilusiones y tristezas. Con su celeridad alocada como si el tiempo se les fuera de las manos.
Dentro de esa riada de gente que se cruzaba de prisa me llamó la atención una pareja de novios que cruzó despacio, sin apremio, como recreándose en cada charco y en cada rayo de sol que hacía brillar la hierba mojada dotándola de un verde intenso. No les molestaba el tiempo incierto y se miraban de una forma intensa. A veces se paraban y se abrazaban contentos de estar juntos. Una de las veces intercambiaron un largo beso y continuaron caminando abrazados. El viento hacía volar la bufanda del muchacho y acariciaba el rostro de la chica como si fuera otra extremidad que cobrara vida.
Evoqué uno de mis primeros viajes a Madrid siendo adolescente. ¡Cómo me chocaba entonces contemplar estas escenas en la calle o en el autobús! No se consideraban de “buen gusto” no estaba bien visto. No eran los usos y costumbres de aquellos momentos; pero ahora, ! han cambiado tanto las cosas¡ y estas escenas no me resultan para nada molestas, sobre todo si están acompañadas de sentimiento, impregnadas de amor. Y en estos chicos se notaba el amor, un amor que hacía tiempo yo también había sentido y que había pasado como estas nubes que ahora se deshacían tras la lluvia.
.
Conchita Ortega
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=674350376065231&set=gm.1167607736640088&type=3&theater 19.03
................................................
.
FUERA DE RETO
.
................................................
.
1- MAYKA FE

AMIGAS EN LA CIUDAD
.
En Madrid, María salió a pasear esa mañana, era sábado, día de descanso, había quedado con una amiga, Ana, que no veía desde hacía mucho tiempo y se echaban de menos, deseaban visitar algún museo, hacer algunas compras, se acercaba el invierno, tenían que adquirir prendas de abrigo, descartar algunas ya pasadas; la cosmética era algo que siempre les atraía, no podían resistirse a sus encantos, y siempre algo encontraban, entre risas y bromas, probaban maquillando sus manos y perfumando sus cuellos.
Querían pasear al aire libre, aunque el mismo estuviera muy contaminado, el parque de Retiro, siempre fresco, les pillaba muy cerca, allí irían, a ver el famoso lago, cuya construcción fue ordenada por el rey Felipe IV. La función original de ese estanque fue servir de escenario para simulacros de batallas navales y espectáculos acuáticos, en los que muchas veces participaba el propio monarca.
.
Durante la semana trabajaba, y no tenía tiempo ni de respirar apenas, los madrugones eran cosa cotidiana, acostarse temprano, poner el despertador, eran rutina, y al sonar el mismo..., ni un minuto para perder, las cosas habituales, ducha, desayuno..., y salir corriendo hasta el trabajo, donde los compañeros solían preguntar: - ¿Qué tal te fue hoy el tráfico?, porque estaba horrible cuando yo salí, pero no es posible tomar trasporte público, so pena de tardar en llegar no menos de dos horas, ¿y el metro?..., empujones, apretones, olores de los cuerpos, de perfumes baratos mareantes, realmente insoportable!!. En el coche, lo mismo de inviable, las prisas de la gente, se meten por delante, no dan intermitentes; ¿y los peatones? ya puedes tener mil ojos, se te suben encima, en los pasos de cebra, y muchas veces te pegas el gran susto.
Es la vida moderna, querer acumular, casas lujosas, coches a cual más caro, presumir, querer ser el mejor...Para qué? si vivimos dos días!! es mejor estar tranquilos, disfrutar de la vida, dar paseos, intentar no tener deudas, reír con los amigos, estar con la familia, que todos estén bien y ¡¡a vivir la vida!!, sueños, son sueños nada más.
.
Mayka Fe (19-10-2016 )
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1177407669005853&set=g.304711969596340&type=1&theater 1.47
...........................................................
.
2- JESUS GUTIERREZ

UN MAL SUEÑO

Me citó en una cafetería de la Calle Arenal. Yo hubiera preferido en Cuchilleros, pero le parecía poco serio y cargado de guiris. Sugirió Chueca, pero obviamente era darle demasiada ventaja. Ella jugaría en casa.
Acepté Arenal. Había en el local un semi reservado. Ella pidió un café con leche. Yo una clara con limón. Tras las presentaciones de rigor, no se anduvo con rodeos.
̶ ¿Me quiere usted decir, el porqué de su odio? Me espetó así, sin miramientos.
̶ Yo no la odio, respondí. Puedo decir que no odio a casi nadie. Y en ese casi, no entra usted.
̶ ¿Por qué, entonces, me ha convertido en blanco de sus críticas, diatribas e invectivas?
̶ ¡Alto ahí, señora o Señoría! dije con una especie de ataque de dignidad, más bien fingido. Yo solo recurro a incluirla en mis ripios, cuando no tengo algo más sustancioso que llevarme al teclado.
Solo hay dos o tres temas que me inviten a escribir con seriedad y entre esos temas no está la política, ni los políticos profesionales o advenedizos. Tampoco aquellos jueces venidos a menos por mor de intereses o ambiciones particulares o de grupo.
̶ No me estará diciendo usted, interrumpió, que al puesto que yo ocupo he accedido por intereses económicos o ambición política. Sabe de sobra que no soy política y así lo he manifestado repetidas veces.
̶ Cierto, respondí. Sé que no es política y sé también que se precia de ello, lo cual en sí mismo no habla en su favor, pues si el puesto que ocupa es político, debiera por coherencia renunciar a él ya que no tuvo esa virtud para optar al mismo.
̶ Mi puesto no es político sino de gestión, de administración, de gerencia.
̶ Usted sabe que no es así, le dije. Para gestionar están o debieran estar los gestores, sus subordinados, pero ha puesto a gestionar a los políticos y lógicamente la ciudad está sucia. La ciudad huele mal, porque hiede a política.

Sonó el despertador. Eran la seis. Comenzaba “Herrera en Cope”. Hora de levantarse.
¡¡Señor, qué pesadilla!!

Jesús Gutiérrez
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1818710868341804&set=g.304711969596340&type=1&theater 13.32
.....................................................
.
3- TERESA FERNANDEZ

El garbeo

Penetro dulcemente en el cerebro y me doy un garbeo por la ciudad. Llovió anoche con tanta desazón, que voy saltando charcos aquí y allá aspirando los aromas de la lluvia. Admiro el colorido de los árboles, las hojas que deambulan al azar, el ajetreo incesante de palomas, el pálpito del mar... Y accedo a dejarme avasallar.

La espuma de las olas embellece el vértigo del cielo, el infinito azul del horizonte y el sol, que va desgranando luces por la arena.

Permanezco absorta mirando embelesada el vasto juego; no puedo reprimir el deseo de anotar sobre el bloc el despliegue que veo.

Continúo el camino, tropiezo con gente, con amigos. Hablamos de esto y de aquello, y quedamos en vernos un viernes.

Acelero el paso; el otoño vierte su fragancia por los parques vacíos (los niños están en las escuelas). Hay ancianos. Un ligero aliento melancólico aletea entre palmeras. Me siento unos instantes en un banco y contemplo las raíces centenarias de los ficus. Todo me emociona; me siento parte integrante de la naturaleza.

Sigo mi camino, debo pasar por el mercado, mi nevera está tan vacía que temo quedarme sin comer (odio cocinar y nunca me preocupan estas cuestiones). Está tan atestado, que es inevitable hacer cola en cada puesto. Saco mi libreta y me pierdo entre las letras (es mi coartada contra la impaciencia). El tiempo se difumina...

Al fin consigo llenar las bolsas de comida. Debo darme prisa, la mañana se niega a darme una tregua. Alrededor de la lonja, sigue la venta de productos, pero éstos aderezados de cánticos y ruegos. La crisis hace mella y hay que sobrevivir de alguna manera. Compro ajos y paños de cocina, siempre vendrán bien.

Doy un rodeo a la plaza; me sumerjo en cavilaciones. Vivo en una ciudad preciosa, con gente amable, alegre y abierta. La temperatura es cálida casi todo el año. No carece de cines ni teatro. Tiene museos y salas de exposiciones. Hay universidad. Creo que es un lugar maravilloso para vivir.

Teresa Fernández
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1348054788561449&set=g.304711969596340&type=1&theater 8.07
.....................................................
.
4- REYES FERRANDIZ

EN EL PARQUE
.
La ciudad se despierta: late y hierve
en sus miasmas, sus ruidos y ajetreos;
con su ritmo esperpéntico, recuerda
la laboriosidad de un hormiguero.
El humo inevitable, los frenazos
de coches y autobuses a lo lejos,
configuran el triste panorama
que muestra su perfil sombrío y negro.
Mas el parque arbolado es un oasis,
un reducto de paz y de sosiego
donde pueden triscar a pierna suelta,
por la hierba, los niños y los perros.
En un banco de piedra, cabizbajos,
a la sombra del olmo ceniciento,
hay dos viejos que matan la mañana
contando batallitas de otros tiempos;
mas, cuando un aleteo de palomas
consigue rescatarlos de su sueño,
con algo parecido a una sonrisa,
esparcen desmigados sus recuerdos.
.
Reyes Ferrándiz
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1085944651513573&set=g.304711969596340&type=1&theater 16.55
........................................................
.
Gracias 8
avatar
Renata
Esmeralda
Esmeralda

Distinciones : Llama del foro

Mensajes : 603

Estatus
-: Moderación Moderación

Volver arriba Ir abajo

Re: RETO DE ARGELIA - Relato Corto o Romance Heroico - "El ajetreo y las prisas de la gran ciudad"

Mensaje  Renata el Sáb 22 Oct - 3:25

Laurel

Argelia Pérez Ruiz‎Liga de Blogs
6 min ·

Gracias a todos los participantes por sus aportes al reto, algunos poetas hicieron los dos ejercicios, mis aplausos para ellos. Gracias a la profesora por todas sus enseñanzas y a las administradoras por su espléndido trabajo.

Quiero agradecer al escritor y poeta Ricardo Fernández Esteban Fernández Esteban, quién a pesar de su apretada agenda, atendió la convocatoria de Artes Ana, y se tomó el tiempo para acompañarnos en este reto.

Los ganadores son:

1.- Martha Velásquez Vélez : Mientras llueve. Relato corto.

2.- Belen Torres : En la ciudad. Relato corto.

3.- Urbano Vilchiz : Rutina. Romance heroico.

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10154047873666342&set=gm.1167717076629154&type=3&theater

avatar
Renata
Esmeralda
Esmeralda

Distinciones : Llama del foro

Mensajes : 603

Estatus
-: Moderación Moderación

Volver arriba Ir abajo

Re: RETO DE ARGELIA - Relato Corto o Romance Heroico - "El ajetreo y las prisas de la gran ciudad"

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.