#53 MARCOS CIRCENSES - Relato Breve o Romance - Algo Misterioso y Sepulcral

Ir abajo

#53 MARCOS CIRCENSES - Relato Breve o Romance - Algo Misterioso y Sepulcral

Mensaje  Renata el Lun 2 Abr - 4:03

RETO DE MARCOS CIRCENSES -acaba el lunes- Pluma

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1213110772152459&set=g.304711969596340&type=1&theater&ifg=1
.
TEMA: El mundo está de luto religioso y debe ser algo libre, pero de tema misterioso y sepulcral.
Esta vez no se admite enfoque de broma.
.
FORMA: Prosa, relato breve, quien no se vea capaz, que haga un romance con un relato breve dentro. Vale un cuento corto o que contéis la historia de alguna leyenda trágica o de miedo.
.
MEDIDA: Entre 250 y 350 palabras, contando el título.
.
Entráis aquí, ponéis el texto en el recuadro, pincháis en "contar" arriba a la derecha y dice las palabras que hay.
.
http://www.contadordepalabras.com/

ó
.
FORMA: Romance. Rimas asonantes en versos pares, sin asonancias a menos de 5 puestos, sin rimar singular con plural a menos de 10 y sin repetir rima consonante.
.
MEDIDA: Entre 20 y 30 versos.
avatar
Renata
Esmeralda
Esmeralda

Distinciones : Llama del foro

Mensajes : 879

Estatus
-: Moderación Moderación

Volver arriba Ir abajo

Re: #53 MARCOS CIRCENSES - Relato Breve o Romance - Algo Misterioso y Sepulcral

Mensaje  Renata el Sáb 7 Abr - 1:22

Belen Torres>‎Liga de Blogs
Moderador · 2 de abril ·

Recopilación de poemas para el reto #53. Forma: relato breve, 250-350 palabras. Tema: algo libre, pero de tema misterioso y sepulcral. Retador: Marcos Circenses.

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=2028260083882039&set=g.304711969596340&type=1&theater&ifg=1
…...........................................
.
1- ARTES ANA
Todo sería perfecto
.
Desde hace dos días, Julieta viene mucho a mi memoria. Recuerdo las palabras que el autor puso en labios de Romeo: «Enséñame a olvidarme de pensar». La gloria del artista, al fin y al cabo, es lo único inmortal en lo que creo, pero no puedo dejar de pensar: «¿Seré capaz, tal vez, como hizo ella, de levantarme a tiempo?».

Escucho los susurros quejumbrosos, adivino las caras compungidas, los gestos de dolor y ya, agotado, no intento rebelarme con mi suerte. No quiero que mis últimos minutos se pierdan en un pánico incontrolable. Merezco esto, seguro, lo merezco... Si ni siquiera sé quién habrá sido, de tantos enemigos que atesoro. Casi tantos como yo valgo en oro, aunque en mi caso de poco vale ahora.

Tanto presumir de que yo lo haría mejor, tanto criticar al pobre Capuleto -¿o era Montesco?-, la cabeza no me deja pensar bien y el ruido de la arena cayendo sobre la tapa no es tampoco como para relajarme y permitirme pensar con claridad. Si no fuera porque no puedo, creo que me pondría histérico.

Y, de una infeliz que me siga por amor, nada de nada, encima me llamará tonto. El duelo le va a durar dos días; no son tiempos de romanticismo precisamente. Al contrario, estará apenada y será presa fácil de cualquier buitre de esos que rondan entre los grupos femeninos buscando a la más sensible.

Si antes de la última paletada se disipase el efecto de la droga que me mantiene inmóvil, todo sería perfecto.

Artesana, 31-3-18
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1754268707954175&set=g.304711969596340&type=1&theater&ifg=1 17.55
..............................................
.
2- RENATA GUITART
¿Y ahora?
.
No tuve otra opción, solo huir hacia el ocaso; huir del tic-tac incesante de manecillas y engranajes que viajaban entre decadentes números finitos. Huir siguiendo a mi sombra al lugar donde las sombras son largas pero nunca eternas. Huir de las alarmas, los calendarios, las citas, las reuniones..., de la persecución de una multitud de esquizofrénicos cronómetros alienantes con alarmas señalando que estoy tarde, que siempre es tarde, pero que ahora lo era aún más, pues se me ha acabado el tiempo de ser joven, de casarme, de tener una familia, en fin, de cumplir el objetivo para el cual fui supuestamente colocada en este mundo.

Llegué a una bifurcación del camino y me encontré con fantasmas que arrastraban cadenas de cuentas crediticias y facturas de deudas impagables, espectros de grave aspecto, quejándose de achaques provocados por el abuso a sus cinéreos esqueletos y sus pusilánimes músculos mientras cabalgaban en cajas ignífugas. Seguí huyendo, esta vez en dirección norte, tratando de perder a ambos grupos hasta llegar a otra encrucijada donde me salieron al paso personas de importante porte, con solideos, con kipás y con trajes oscuros. Todos demandaban lealtad y apoyo a sus ideologías personales con pancartas, rótulos y banderas; cada cual con su claque atacaba a todos aquellos que pensaban diferente. Al no estar de acuerdo ni con los primeros, ni con los segundos, ni mucho menos con los terceros, corrí hacia el poniente, con la vista fija en la luz...

Desperté, me han dicho, después de haber estado en un coma profundo por treinta y tres años, me dijeron, producto de un ataque de pánico que me llevó a pararme delante de un tren en marcha una noche de luna nueva. Me han dicho que soy un milagro, eso me han dicho..., eso dijeron... Yo solo veo que he despertado y que no estoy en casa, que no tengo casa, que no tengo nada, ni salud, ni vida, ni ideología, ni esperanza... que solo tengo deudas y canas, y que no puedo huir de esta realidad.
.
Renata Guitart, 4/1/2018
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1892224524121684&set=g.304711969596340&type=1&theater&ifg=1 12.29
….............................................
.
3- BELEN TORRES
La dama descalza.
.
Todos se asustaron al verla. Todos, menos los doctores, pues ya estaban acostumbrados a su presencia en el hospital.
Anduvo por los pasillos envuelta en una larga túnica que dejaba al descubierto sus pies descalzos. Su mirada de acero traspasó las paredes.
Algunos pacientes se arremolinaron ante la puerta y otros rodaron por las escaleras. Mis piernas de acero me obligaron a permanecer como una momia, mas no solté mi vaso de café.
Alguien tropezó con una hermosa pescera y solo se salvó el pequeño Nemo porque, en su agónico salto, cayó dentro de mi vaso.
"Al menos no morirá fuera del agua", pensé con tristeza.
La extraña dama pasó revisándole los pies a todos los caídos, poco a poco, a paso llano, sin que nadie la detuviera.
Sentí que el terror daba vueltas en mi cabeza... Poco antes de perder la consciencia, escuché un ruido de cristales en lo alto, y, al voltearme, vi a la recepcionista colgada de la lámpara de murano. Aún no sé cómo pudo adoptar esa extraña posición...
Al sentir que la movilidad regresaba a mi cuerpo, cambié de postura y estiré mis piernas entumecidas.
De repente, la señora de la larga túnica se apareció ante mí, me miró fijamente con sus ojos fríos y sigui#ó su camino. Evidentemente, en esta ocasión, yo no era de su interés. Respiré profundamente y deposité el vaso en una mesa cercana. El pez payaso nadaba feliz en su mundo oscuro.
Tratando de escapar, corrí hasta el elevador. Me extrañó ver la puerta abierta y la oscuridad de su interior. No pude sofocar el grito que me salió del alma cuando vi en el profundo hueco, amarrada con inmensos cables, a la joven que se habia escondido en la lámpara de murano.
La dama descalza se lanzó al vacío, le quitó los zapatos rojos y se convirtió en una guadaña que atravesó los pasillos del hospital hasta perderse en la calle entre la niebla y el humo... Una mancha escarlata marcó en el elevador la fecha y la hora de su visita.
.
Belén Torres
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=2028108313897216&set=gm.1700544720013051&type=3&theater&ifg=1 15.55
...............................................
.
4- LOLA TENLLADO MORENO
Una página en blanco

Me desperté gritando, empapada en sudor, me senté en la cama de golpe. Pero...¿dónde estaba? No reconocía aquella habitación ni nada de lo que había. Me levanté despacio, caminé hacia la puerta del dormitorio, y, abriéndola, fui por aquella casa buscando a tientas los interruptores de la luz. Por fin encontré uno, lo encendí, pero seguí avanzando sin reconocer nada. Entré en un salón, donde me vi reflejada en un gran espejo que me devolvió una imagen que tampoco reconocí, aunque era yo, claro.
Sobre un mueble se veían fotos de una familia: mi imagen junto a un hombre y dos niñas. ¿Quiénes eran? Si yo estaba con ellos tenían que ser mi familia, pero...¿qué familia?, ¿cuál era mi nombre? ¡Dios!, no recordaba nada. La angustia se fue apoderando de mí y me atenazaba el pecho.
Apenas podía respirar, vacilante y tanteando, encontré la cocina. Busco en un armario un vaso, abro el grifo para beber un poco de agua, tenía la boca seca, como si tuviera algodón dentro. Bebía con mano temblorosa y sentía el pulso en mi sien.
Me dejé caer en una silla sin saber qué hacer ni qué pensar. No entendía nada. Era como si acabara de nacer, sin pasado ni presente..., todo era una página en blanco.
Recorrí despacio el resto de aquella casa, seguía sola, sin embargo, era de noche; si las personas del retrato fueran mi familia, deberían encontrarse allí. ¿Dónde estaban? ¿Qué habría pasado con ellos? No podía más, sentí un dolor en el pecho y se me nubló la vista.
De pronto, me golpearon la cara, y escuché una voz que me gritaba: "¡Despierta, Ángela, despierta de una vez, por favor!". Abrí los ojos y vi a mi marido que asustado me cogía de los hombros sacudiéndome enérgicamente. Entonces, respiré honda y tranquilamente. Todo había sido un mal sueño, un mal sueño del que logré despertar. ¿O no? ¿O era ahora cuando estaba soñando?

Lola Tenllado., 31-3-2018
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=2130705200494277&set=g.304711969596340&type=1&theater&ifg=1 3.16
….............................................
.
5- MARIA MERCEDES MAROTO
Un lirio azul

No sabía por qué, pero sentía miedo. El corazón le latía fuertemente y el ruido que golpeaba sus oídos era ensordecedor. Contrastaba su inquietud con el profundo silencio y la paz que reinaban en el jardín.

En aquel cementerio junto al mar solo se oían las olas que, furiosas, se estrellaban una y otra vez contra el acantilado; podía divisar el ancho océano que aquel día estaba bronco, gris, agorero...
La tarde caía, apenas unos rayos conseguían atravesar el espesor del cielo, y el viento jugaba a placer con las ramas de los árboles.

“¿Vendría aquella tarde?”, se preguntó el joven mientras contemplaba la límpida lápida de mármol blanco.

Aquella tumba destacaba entre todas por su belleza y conservación; parecía muy reciente; en la piedra se podía leer: “ demasiado joven, demasiado pronto”, pero ningún nombre, ninguna fecha, ninguna foto, solo una fresca flor de color azul.

Oyó cerca unos pasos; sin duda, era ella. Escondido tras un árbol, pudo observarla con detenimiento. Sus facciones le eran conocidas, también su rubio cabello, aquel abrigo negro..., todo le era cercano.

Comenzó a hablar; su voz era dulce y, entre sollozos, le pareció escuchar un nombre, el de Pablo, como él.
Los sollozos de la chica se convirtieron en profuso llanto y, era tal su desconsuelo que decidió acercarse; al ofrecerle su blanco pañuelo, vio cómo este caía al suelo. La joven no reaccionó al verlo, ningún gesto; seguía hablando y llorando sin reparar en él.

Su desconcierto fue enorme, mil imágenes se agolparon en su cerebro: las olas, el rugir del viento, las duras piedras y el insoportable dolor en todo su cuerpo. Al fin, comprendió la razón de su profundo miedo, pues el joven que había muerto demasiado pronto no era otro que él mismo.

Sabedor de su destino, recordó su nombre; se acercó a Lucía, le besó la frente y le acarició los labios. La joven llevó sus dedos hacia su boca y sonrió levemente, dejando sobre la tumba un lirio azul.
.
Maria Mercedes Maroto
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=226830961394271&set=g.304711969596340&type=1&theater&ifg=1 3.17
…..............................................
.
6- VICENTE ALONSO TOSSO
Al partir el pan
.
Íbamos en silencio, de vuelta de ver la procesión del Cristo de la Buena muerte.

Nuestros corazones todavía latían por la emoción vivida al verlo en la Cruz, desfilando por esas calles estrechas del casco antiguo, sin luces apena, en silencio, nada…. Sólo Él en la Cruz.

Nos mirábamos y en nuestros ojos se reflejaban los mismos pensamientos; ¿sería verdad todo lo que nos han contado? ¿No sería sólo una tradición representada hasta nuestros días en esas procesiones inacabables de penitentes que precedían a tallas de diverso valor artístico? ¡Cuántas veces habíamos discutido si ocurrió así o fue un hermoso relato transmitido de generación en generación!

Cuántas veces en esas racionales disertaciones, seguidas de coloquios pretenciosamente progresistas, concluíamos que debíamos distinguir entre la existencia de Dios y la certeza de la existencia histórica de Jesús y, en su caso, si Él fue Dios o, solamente, un profeta. Últimamente, esta segunda tesis parecía ganar adeptos en nuestro círculo de amistades.

Incluso calificábamos estas manifestaciones populares de fervor religioso como meros productos de atracción turística. La última vez, concluimos que la existencia de Dios podría ser aceptada como cierta si actualizábamos el concepto de Dios; Dios no era el que aparece magistralmente dibujado en la Capilla Sixtina. Sin embargo, admitir la divinidad de Jesús, parecía algo que debería descartarse. Sus polémicas relaciones con María Magdalena, la misteriosa desaparición de su cadáver del sepulcro… No. Una mente del siglo XXI bien formada no encaja fácilmente esas pacatas creencias.

Te dejé en tu casa, quedamos en vernos el Domingo de Resurrección para ir a misa y luego a comer con unos amigos.
En la misa del Domingo de Resurrección, estaba bien despierto, con ánimos para llevar a cabo nuestros planes para ese día.

Al ir a comulgar, al tener la Sagrada Forma en mis manos, mi corazón volvió a latir, de manera inusual, con mayor intensidad que en la “recogida” del Viernes Santo. Una indescriptible emoción me embargaba; te miré y vi que tus ojos correspondían a mi mirada, con esa misma emoción.
.
Vicente A. Alonso Tosso
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=2014876792094220&set=g.304711969596340&type=1&theater&ifg=1 23.53
…..............................................
.
7- MARCOS CIRCENSES
Espora

Intentaré ser inteligible, aunque es probable que no lo consiga, porque la naturaleza humana es realmente imprevisible, amén de compleja.
Aunque carece de importancia, diré que escribo desde un futuro lejano para los humanos del presente.
Lo primero que llamó mi atención al llegar al planeta fue esa relación espacio-tiempo que todo lo rige; donde todo se mide. Después, me resultó sorprendente comprobar cómo en un ámbito plenamente material, regido por leyes físicas, existían seres con capacidad de abstraerse en lo inmaterial, no por la paradoja que ello representa, sino por la incongruencia del hecho en sí.
Para interactuar con dichos seres, necesitaba una apariencia orgánica, supeditar mi existencia al alimento. Toda vida en el planeta se nutría de materia orgánica, su consumo les resultaba imprescindible para sobrevivir (otra paradoja, la muerte da vida y la vida da muerte). Si bien, como la existencia de los seres vivos era efímera, pues todo se descomponía con suma facilidad (todo en la Tierra era frágil), necesitaba de una sustancia orgánica que perdura en el tiempo, por ello me decidí por las esporas, sería una especie de bacteria monocelular, un protozoo cuasi eterno, que podría hibernar durante milenios y permanecer imperturbable en el espacio-tiempo.
Y así, como espora, contemplé a ese ser que a sí mismo se llamó "hombre", desde su nacimiento hasta su defunción, Estuve allí cuando evolucionó de homo habilis a homo sapiens; observé su transformación; participé de sus vínculos comunes, de sus costumbres; formé parte de sus primeros clanes, y del auge y caída de las grandes civilizaciones; compartí con él la revolución industrial; permanecí a su lado cuando se adueñó del planeta y lo usó en su beneficio; y presencié junto a él su propia destrucción.
Los humanos me pusieron muchos nombres, unos decidieron llamarme Caos; otros me llamaron Odio; aquellos, Intolerancia; y los más, Irracionalidad; incluso algunos me llamaron Dios. Y realmente acertaron con los nombres, porque, a la postre, yo fui la causa de su extinción.

Marcos
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1923124351033036&set=g.304711969596340&type=1&theater&ifg=1 20.16
….............................................
.
8- HELENA RESTREPO
Menos mal que llueve
.
Menos mal que llueve, la lluvia amortigua los sonidos de los otros; esos otros perdidos que me ven, y no saben si estoy perdido como ellos o soy de los que saben lo que pasa. Me hago el que no veo ni escucho; temo que, si se dan cuenta, vengan desesperados en busca de mi ayuda, y no puedo ni ayudarme a mí mismo. Gritan, piden asistencia, no quieren morir. ¡Idiotas!, si todos lo haremos tarde o temprano... Tanto escándalo por nada.
.
Los médicos no responden, tampoco los enfermos. Cada noche es igual, solo van de un lado a otro con sus uniformes azules. Quizá, si respondieran, los otros dejarían de hacer ruido. O si por lo menos pudiera ver la lluvia caer tras el cristal de la ventana, pero desde aquí siempre veo lo mismo: mis pies y el pasillo por donde pasan los hombres azules y los otros que gritan pidiendo que los salven, atravesando paredes y personas azules.
.
Y yo, sin poder moverme ni poder decirle a nadie nada. Tampoco me importa mucho, la verdad, ¿qué les voy a decir?, ¿menos mal que llueve? Ni siquiera reconozco a las personas que vienen a visitarme, debí de perder la memoria.
.
La semana pasada vino una chiquilla durante varias noches, que solo escribía en su libreta, y luego transcribía en su móvil, nunca me miró. Estoy seguro de que no le importaba. Creo que le pagaron por cuidarme, ya deben estar cansados, he pasado mucho tiempo aquí, tampoco lo recuerdo...
.
¿Quién es esta mujer que viene ahora entre llanto y queja a golpearme el pecho? ¿Por qué me grita: ¡Leonel, no me dejes! ? Ese no es mi nombre, ni lo era Carlos, como me llamó la última que hizo lo mismo. Ya no soporto los gritos. Menos mal que llueve.
.
Helena Restrepo
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10156309367113259&set=g.304711969596340&type=1&theater&ifg=1 10.07
.….............................................
.
9- FELIPE DE JESUS
Y bajó al infierno
.
Él en la cruz ha expirado…,
tiembla la tierra en su centro,
la luna baña con sangre
las fosas que esconden muertos.
Las tres de la tarde son
y el sol se apagó en silencio,
dejando llanto en las sombras,
solo dolor y lamento.
Una caverna se rasga
por donde desde el infierno,
sube Jesús con los justos
para subirlos al cielo;
los que pecaron se quedan
entre las llamas envueltos,
sus invisibles cadenas
son sus pecados y excesos.
Él va tomando el espíritu
de quienes yacen sin yerros,
y van con Cristo tranquilos
hasta el final de los tiempos.
.
Felipe de Jesús Legorreta Levy.
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=2044950692496454&set=g.304711969596340&type=1&theater&ifg=1 12.48
…..............................................
.
10- MARTHA VELAZQUEZ VELEZ
Sobredosis

El fuerte dolor de cabeza la despierta, está mareada y sus manos tiemblan. Ingiere un analgésico y espera. Como la indisposición no desaparece, decide acostarse otra vez. El reloj señala las siete de la mañana en de este domingo de comienzos de primavera.

Cierra los ojos y sonríe al recordar los pormenores de la fiesta: había sido todo tan maravilloso: los chicos, el licor, el baile, la hierba y esas tabletas rosadas que la habían llevado a experimentar tantas emociones nuevas…, ¿cuántas ingirió?, no recuerda la cantidad ni qué sucedió después de ingerir la tercera…

De pronto, el dolor de cabeza se agudiza interrumpiendo sus pensamientos y el corazón palpita demasiado aprisa; una sensación de vacío es lo último que percibe antes de caer en un profundo letargo.

Se levanta; el malestar ha desaparecido, se siente ligera y renovada. La mañana es esplendorosa y resuelve salir a pasear; piensa que es un absurdo encerrarse en casa y perder la oportunidad de disfrutar de ese día en particular.

Por primera vez repara en la belleza de los jardines pletóricos de flores. Está muy sorprendida al comprender que ella, inmersa en una existencia trivial y equivocada, se ha olvidado de vivir de verdad.
Sonríe por el descubrimiento y corre por entre la gente a quienes saluda feliz, pero nadie parece advertir lo que hace; indiferentes pasan de largo, mas a ella no parece importarle.

Ya es tarde, siente un deseo infinito por regresar a su hogar. Al llegar observa que, frente a su residencia, hay muchas personas, ingresa al salón principal donde ve a algunos familiares y amigas llorando. Nadie repara en ella mientras asciende por las escaleras.

Se detiene en el umbral de la puerta de su dormitorio al descubrir a su padre cerca de la ventana; el rostro demudado refleja un gran dolor. Su madre, sentada en el borde de la cama, abraza con desesperación un cuerpo que, dos hombres vestidos de blanco, tratan de pasar a una camilla.

Alejandra no puede comprender por qué el cadáver que sacan de la habitación es su propio cuerpo.

Martha S. Velásquez Velez.
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10156178026904192&set=g.304711969596340&type=1&theater&ifg=1 16.46
…..............................................
.
11- TERESA FERNANDEZ
La morera
.
Me desperté sobresaltada. Un estrépito me hizo saltar de la cama. En dos horas debía coger el autobús que me llevaría a la ciudad; no podía llegar tarde, era una fecha largamente esperada; bajé la escalera casi a oscuras, no había amanecido del todo. Otro estruendo me sobrecogió.
Me senté en el último escalón atenta a cualquier sonido. Un maullido me erizó el vello y sentí pánico. Pero estaba sola y debía prepararme para el viaje. No podía perder el autobús por nada del mundo. Me puse en pie y avancé unos pasos. Apoyé el oído en la puerta que bajaba al sótano, y quedé paralizada al percibir pasos atropellados. ¿Qué hacer? Llevaba tres semanas viviendo en esa casa, una casa de dos plantas, rodeada de montañas y con la cual llevaba tiempo soñando. La morera había crecido desmesuradamente en poco tiempo y todos los gatos del vecindario habían hecho de ella su lugar de reunión. El limonero se engalanaba con un enjambre de frutos. En cuestión de días, el jardincito se había convertido en un vergel.
Avancé despacio por la escalera de caracol. Algo me cortó el paso; la rama de un árbol me agarró el tobillo con fuerza y otra se enredó en mi cuerpo como una serpiente. Por encima, los gatos retozaban maullando como locos. Quise gritar, pero dos enormes ramas se deslizaron hacia el cuello y lo oprimían, lo oprimían...
¡Riiin, riiin...! Me acordé de que el día anterior había ajustado en el móvil la hora en que debía levantarme para llegar a tiempo a la estación. Miré por la ventana; a la morera comenzaban a salirle algunas hojas; pronto daría sombra. Me entró un escalofrío...
.
Teresa Fernandez
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1930835320283390&set=g.304711969596340&type=1&theater&ifg=1 11.39
…..............................................
.
12- MAR GARCIA
Reto de Marcos
.
Hacía frío. La nieve se aposentaba, con suma rapidez, sobre el sendero que parecía no terminar jamás, cubriéndome los pies, dificultando la ya difícil tarea de caminar hacia ninguna parte, en esa noche negra, interminable... . Mis piernas se negaban a seguir, como si helados alfileres traspasarán mi carne a cada paso, y cada huella dejada tras de mí se borraba al instante ante mis ojos. No, no podía continuar, el aire acuchillaba mis pulmones y un indómito corcel parecía trotar bajo la aterida piel de mi pecho, mi cuerpo cedió y, buscando la estabilidad del suelo, quedé sentada, el blanco me rodeaba, era una inmensa masa de algodón, acarició mi rostro, sentía su contacto tenue, y el sopor, la extraña felicidad del sinsentido arropando mi mente abotargada. El viento, con su feroz arrullo, me envolvía, trayendo a mis oídos aquella voz tan dulce y familiar, lejana, que, por un breve instante, me hizo a retornar a la realidad.
-Espera, ya llego - le susurre-, pero sin girarse, siguió hacia la luz.
Y, nuevamente, la noche, el frío, la hermética cortina blanca, la soledad, el silencio; y ella, la montaña, mi asesina.
.
lágrima_azul
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=2085151935052455&set=g.304711969596340&type=1&theater&ifg=1 7.30
….............................................
.
13- MANUEL GIMENO
Para el reto de Marcos Circenses

Te escribo estas líneas contestando tu emotiva carta, sinceramente, reconozco que me has dejado bloqueado y no es mi intención dejarte sin respuestas o algunas explicaciones relevantes para que mi ausencia no te siga torturando emocionalmente y ante todo, es una necesidad tan íntima que tengo, de dejarte plasmado todos mis sentires.
Mi amada Luna, mi realidad no es distinta de la agonizante espera que estás viviendo y te sigo sintiendo en la piel como la primera vez que te tuve entre mis abrazos.
¿Te acuerdas la noche en vela que tuvimos? ¡Ah!, las sábanas sudaban con los derroches excitantes de nuestras llamaradas, que susurraban gemidos placenteros.
Fue tu mirada la que me deslumbró, fuiste todas mis sensaciones y aún recuerdo cuando mi poesía se deslizaba por tus pechos, todavía recuerdo aquellos versos eróticos, ahogados en mi garganta y muero de impotencia, pues tu adiós prematuro, me quema, me mata, y este sentimiento me corroe día tras día.
Mas, el tiempo nos jugó una mala pasada y he sido inconsecuente cuando preferí todo mi pasado que recorrer un futuro contigo. No tienes la culpa, tampoco yo, y ahora que ya no estás, salgo por la vida buscando amores de veranos para encontrarte en otros cuerpos. Deseo que entiendas que nada es para siempre; tú serás eterna en mi corazón, y no quiero partir dejando vacíos sueltos por la vida.
Amada mía, no concibo la vida sin tu existencia... este vacío de mi alma no lo puedo superar.
Dejaste un jardín de recuerdos tendido sobre mi piel, tu rojo beso está tatuado en mi carne y en nuestra cama y me resulta difícil entender lo que significa seguir amándote, pero hay un sentimiento que invade mi mente, más allá de la vida, más allá de la muerte.
Seguirás siendo mi Luna, mi musa, mi amada, hasta que la guadaña de la muerte me acaricie.
Hoy, sobre tu tumba dejaré tus flores preferidas, lloraré a tu lado, me arrodillaré ante la lápida con tu epitafio, suplicaré al más allá, que este amor continúe adonde te encuentres y después me iré, me iré a vivir la vida, por ti, por mí.

Manuel Gimeno
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1798952566833590&set=g.304711969596340&type=1&theater&ifg=1 8.11
….............................................
.
14- ISA TERENZANO
Pesadilla

Las piedras agonizaban de prehistoria en una foto antigua que colgaba en la sala de la casa de mis bisabuelos. Cerca de esas rocas, un jinete, montado en un brioso caballo blanco, parecía avanzar hacia mí.
Observé cada detalle de él. Su cara ejercía un hechizo imposible de describir. Me sumergí en ese rostro queriendo descubrir a quién me recordaba. Repentinamente, sus ojos comenzaron a pestañear y su cuerpo se inclinó hacia mí. Quedé paralizada. Un escalofrío corrió por mi espalda. No podía moverme.
Lentamente, él se bajó de su caballo y se paró a mi lado. Sus manos calientes recorrían mi cara y su aliento rozaba mi oreja izquierda.
Con voz queda me dijo:
-¿No me recuerdas?
Quise gritar, llorar, correr..., pero estaba petrificada por el miedo.
El hombre, con voz meliflua, musitó:
-Soy quien te visita todas las noches y por eso sientes ese calor intenso en tu habitación, incluso en pleno invierno. Ese vaho que no te deja dormir, esa brisa que no te explicas por qué la sientes.
Atónita por lo que escuchaba, le grité:
-¿Qué quieres de mí? ¿Por qué me atormentas todas las noches?
-Porque quiero llevarte conmigo al inframundo -me contestó-, mas te resistes y, al comenzar a rezar, me ahuyentas.
En ese momento comprendí que él era el diablo.
Al fin, de mi garganta adormilada, salió un terrorífico alarido.
Mis padres llegaron rápidamente. Me sacudieron con fuerza. Notaron que estaba muy transpirada, como si ardiera de fiebre. Abrí mis ojos. Miré a mi alrededor, buscando al ser con cuernos. Pero nada había... ni cuadro ni jinete... Me encontraba en mi habitación. Sólo había sido un sueño. Ese horrible sueño, tan recurrente, que siempre me perseguía cada vez que visitaba la vivienda en ruinas de mis ancestros. Seguramente el ser de la oscuridad querría llevarme con ellos...
.
Isa Terenzano
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1867346799953982&set=g.304711969596340&type=1&theater&ifg=1 13.53
….............................................
.
15- URBANO VILCHIZ
El espectro
.
Sucedió hace mucho tiempo. Me gustaba leer: Esa noche había estado leyendo hasta tarde, a pesar de los continuos reclamos de mi madre. Cuando finalmente me fui a la cama eran las dos de la mañana, un poco más, un poco menos. Daba vueltas en el lecho, sin poder dormir y miraba constantemente hacia la puerta; quiero decir, hacia el orificio que hacía las veces de puerta, ya que no existía hoja de metal o madera o cualquier otro material que cubriera el espacio aquel. Vivíamos en una casa vieja, tenía por entonces doce años, (Yo tenía doce años) la casa era muy vieja. Miraba, aparentemente sin razón alguna, hacia el vano de la puerta, como esperando, como presintiendo algo. Fue entonces cuando lo vi; era un hombre robusto, aparentaba cincuenta años, más o menos; No tenía cuernos, ni cola, ni los colmillos largos y terroríficos que se les suponen a los vampiros; No era un monstruo, era solo un hombre robusto con la barba crecida, con la barba que tienen los hombres que no se han afeitado por lo menos en dos semanas. Cuando lo vi en la puerta, y vi que comenzaba a acercarse a mí, me di cuenta de una cosa; el hombre aquel, el fantasma, espíritu, espectro o lo que fuera esa cosa, avanzaba sin el lógico movimiento que se hace al andar; o dicho de otra manera, el ente aquel se acercaba hacia mí flotando. Intenté febrilmente despertar a mi hermano mayor; fue inútil, era como mover a un tronco. Ante la inutilidad de mis esfuerzos, comencé a rezar, y, hacer por debajo de las cobijas la señal de la cruz. Por aquel tiempo yo aún era un creyente. Después todo paso, me quedé dormido. A la mañana siguiente todo seguía igual; el hueco de la puerta, mis hermanos dormidos, la casa seguía vieja. Todo exactamente lo mismo, excepto por las sabanas mojadas.
.
Urbano Vilchiz
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1675565239192233&set=g.304711969596340&type=1&theater&ifg=1 13.51
…............................................
.
Gracias 6
avatar
Renata
Esmeralda
Esmeralda

Distinciones : Llama del foro

Mensajes : 879

Estatus
-: Moderación Moderación

Volver arriba Ir abajo

Re: #53 MARCOS CIRCENSES - Relato Breve o Romance - Algo Misterioso y Sepulcral

Mensaje  Renata el Sáb 7 Abr - 1:28

Laurel

Artes Ana>‎Liga de Blogs
Administrador · 3 de abril ·

PREMIOS DE MARCOS CIRCENSES
.
Después el retador os dedicará unas palabras.

1º Renata Guitart

2º Artes Ana

3º Helena Restrepo

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1215288868601316&set=g.304711969596340&type=1&theater&ifg=1


Marcos Circenses: Bueno, bien, antes de nada, gracias a todos los que habéis participado, por vuestros excelentes trabajos y por la paciencia que habéis tenido para conmigo.

Ya sabéis de la dificultad al elegir entre tantos textos de parecida calidad, Me dijo Artes que eligiera tres, yo pretendía dejar el premio ex aequo entre todos, pero no ha podido ser, Diré que los Textos de Maria Mercedes , Vicente Alonso y Martha, también hubieran tenido cabida entre los tres elegidos; el lirio zul me cautivó; y el fervor en el texto de Vicente, como un acto de fe. Y esa minidosis de sobredosis y tardío arrepentimiento, en el texto de Martha, resultó hasta esperanzadora.

El relato de Mar me gustó, pero no contó porque sería injusto calificar un texto que no llega al número de caracteres pedido; me resultó muy tierno el relato de Belen con Nemo nadando en un vaso, El sueño (no tan ficticio) de soledad de Lola. Y muy bueno el romance de Felipe, dudé en incluirlo en la terna, pero no se puede comparan manzanas con naranjas, ambas son frutas, pero una, mejor, para compota;y otra, para zumo. La morera carnívora de Teresa espeluzna, porque el terror viene de lo cotidiano. El texto de Manolo no era original para este reto, y eso resta puntos, aunque lleve impresa su firma en cada caricia. Y me inquietó ese demonio aterrador del de Isa, menos mal que solo era un mal sueño. Y ese otro demonio, menos literario, más real, que obliga al personaje de Urbano a mojar la cama. Tan solo un relato sobre una espora desmerece en el contexto, pero tenía que haber de todo.

Como veis, había mucho y bueno donde elegir, y cualquier elección hubiera sido justa. Al final me decidí por los tres textos que creo son más literarios, por pequeños, casi nimios, matices.

Reitero las gracias por vuestra participación y felicito a los que hayan leído vuestros trabajos, porque eso han ganado.

Gracias
avatar
Renata
Esmeralda
Esmeralda

Distinciones : Llama del foro

Mensajes : 879

Estatus
-: Moderación Moderación

Volver arriba Ir abajo

Re: #53 MARCOS CIRCENSES - Relato Breve o Romance - Algo Misterioso y Sepulcral

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.